El enjambre sísmico registrado desde este miércoles por la tarde en el Volcán Apoyeque tiene origen tectónico y no está asociado a actividad volcánica, aseguró el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El asesor científico de esta institución, Wilfried Strauch, recordó que los primeros eventos ocurrieron a las 4:46 de la tarde del miércoles con un sismo magnitud 3.2 y otro de 2.1. Posterior a eso se pudieron localizar 6 réplicas, la mayor de 3.3, todos estos con profundidades de 1 y 6 kilómetros. Además de esas réplicas, el Ineter logró detectar 6 microsismos.

“Nosotros analizamos los registros y según las caracteres de los sismogramas sacamos la conclusión que son sismos tectónicos. Significa que se originan en el movimiento de las fallas sísmicas, por los bloques tectónicos que hay en la corteza y también (en) el volcán Apoyeque y no tienen origen volcánico, no hay magma que cause estos sismos como tampoco explosiones”, explica el experto.

Ineter manifiesta que si la actividad culminó en la madrugada de este jueves, es posible que puedan ocurrir movimientos inclusive más fuertes.

Respecto a los sismos reportados este miércoles en las cercanías del volcán Masaya, Ineter señala que estos son producto de explosiones mineras (canteras) y no de procesos tectónicos.