Los efectos del cambio climático también se han venido sintiendo en todos los rincones de Nicaragua, principalmente en las zonas productivas donde la falta de precipitaciones afecta negativamente la producción agrícola y ganadera.

San Lorenzo y El Llano son dos comunidades de La Trinidad, Estelí, que se caracterizan por ser productoras de ganado y granos básicos, pero también destacan por ser zonas secas y donde el apoyo del gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional que preside el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, a través del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) ha sido fundamental para hacerle frente a esas afectaciones y garantizar una buena producción.

Una de las principales afectaciones en la zona es lo referente a la alimentación del ganado, que producto del déficit de lluvias el alimento para los animales es escaso, generalmente en la temporada de verano, representando un tiempo difícil para los productores.

El INTA ha provisto de herramientas y capacitación a los productores de cara a que estos desarrollen nuevas técnicas para el almacenamiento de alimento para el ganado y el ensilaje de pasto es una de las cuales les ha rendido fruto garantizando que sus animales no se desnutran en los tiempos más secos del verano.

“Otra línea de trabajo en lo que refiere a la transferencia de tecnología, está la parte de ensilaje que es una alternativa viable para esta zona, una zona seca donde el ganado tiene bastantes problemas de alimentación y estamos trabajando enfocados en la conservación de forraje por el ensilaje”, explicó Bayardo Rugama, extensionista del INTA.

Don José Daniel Herrera nos cuenta que con el apoyo y asistencia técnica del INTA han logrado aprender estas nuevas técnicas, la que lleva tres años poniendo en práctica y que le ha permitido que su ganado se encuentre bien alimentado aunque no haya pasto en los campos.

“Los resultados han sido muy buenos, porque al fondo del verano, entre abril y mayo, hemos podido contar con pasto para alimentar a los animales en ese momento, es el momento en que se tienen los potreros sin alimento para el ganado, y con este pasto almacenado tenemos un buen alimento para las vacas”, expresó Herrera.

El productor de San Lorenzo aseveró que esta técnica no requiere de mucha inversión monetaria, aunque si del tiempo y la fuerza para el almacenaje correcto del sorgo cosechado, el que es llevado a un silo construido de madera en las cercanías de su vivienda a fin de compactar muy bien el forraje de pasto una vez que ha pasado por la picadora.

“El sorgo, ya cuando llega a una etapa, después que se siembra, nosotros lo dejamos cuando está con la bellota, ese está ensilado con bellota, se corta, se trae a la finca, se pasa por la picadora, se lleva al silo para irlo compactando con un barril lleno de agua, se compacta para que no quede aire dentro del pasto porque el aire descompone el pasto”, comentó José Daniel Herrera.

Teniendo como referencia los buenos resultados en la alimentación del ganado, alcanzados durante el verano pasado, don José se preparó mejor este año y ha extendido la capacidad del silo, almacenó una manzana de sorgo forrajero INTA-Mejor, medida por la cual hace un llamado a los demás productores de zonas secas del país a implementar esta técnica y garantizar de esa manera el alimento para sus animales.

“No es tan costoso, porque desde que usted siembra, habiendo agua, el pasto se llega en el tamaño, entre más grande esté, entre más follaje rinde más. Yo tengo una manzana y no la tengo toda metida, porque yo dejé un cuarto de manzana para sacar semilla y esa semilla ahí la tenemos para quienes quieran comprar un poco de semilla, incluso sirve para darle de comer al ganado porque no le hace daño”, añadió Herrera.

Según el extensionista Rugama, la conservación de forraje a través de heno es otra de las alternativas que se les ha enseñado a los productores de estas zonas, con la cual pueden paliar los problemas de alimentación y nutrición del ganado.

“En este sector estamos atendiendo a 25 productores ganaderos de forma directa y de forma indirecta a otros productores que reciben la tecnología de Sorgo INTA-Mejor, un sorgo forrajero, un sorgo que se ha venido difundiendo en los productores que no han estado organizados con nosotros, pero si han tenido la oportunidad de acceder a estas variedades para alimentación de ganado”, afirmó el funcionario del INTA.

Mejorando la ganadería con inseminación artificial

El mejoramiento genético del ganado también ha sido el enfoque bajo el cual ha venido trabajo el Gobierno Sandinista a través del INTA, capacitando y brindando asistencia técnica a los productores en lo que se refiere a inseminación artificial a bajo costo con lo cual se brinda la oportunidad de acceder a semen de buena calidad para la reproducción asistida de su hato.

“En el programa de mejoramiento genético aquí se ha organizado a la comunidad, se le ha venido brindando atención y actualmente estamos organizando a todos los productores ganaderos de esta zona para que ellos mismos impulsen el programa de inseminación artificial de tal forma que reduzcan los costos y pueda beneficiarse a los demás productores, a los pequeños productores de la zona”, aseguró Bayardo Rugama.

El extensionista del INTA señaló que con este programa de mejoramiento genético del ganado se busca beneficiar a los pequeños productores facilitándoles el acceso a semen de calidad y de diferentes razas.

“Gracias al Gobierno que ha impulsado la inseminación en esta zona de San Lorenzo tenemos unos quince toretillos, entre hembras y machos ya con ese programa y así que le damos gracias al Gobierno que nos ha apoyado en ese sentido para mejorar el hato ganadero”, declaró el productor ganadero Jairo Herrera.

A través de este programa el Gobierno Sandinista les ha entregado a los productores de San Lorenzo en La Trinidad, Estelí, un termo para el proceso de inseminación artificial, están en el proceso de capacitación de los productores para que ellos mismos puedan ejecutar este programa y llevar el beneficio a otros productores de la zona.

“El termo va a estar por aquí, nos reuniremos unos cuantos productores para así comprar el semen que necesitamos cada quien y a ver si se capacita a alguno de la comunidad para que haga el trabajo de inseminación. Ya no tendremos que ir a otros lugares, ese es el propósito que tenemos al tener el termo aquí, a tiempo completo”, agregó Herrera.