La limpieza constante a lo interno de las casas, desechar todo aquel recipiente que acumule agua en su interior y que por ende pueda convertirse en un criadero de mosquitos, son algunas de las recomendaciones que realizan los brigadistas de salud a las familias nicaragüenses durante sus visitas casa a casa en la jornada de lucha contra las enfermedades como el Dengue y el Chikungunya.

En el barrio Sol de Libertad, brigadistas hombres y mujeres se dieron a la tarea de recorrer cada una de las viviendas para fumigar, abatizar los recipientes con agua y eliminar todo criadero del mosquito Aedes aegypti, transmisor del Dengue y Chikungunya, recomendándole a la población la limpieza de sus casas, el cepillado de barriles y tanques con agua, mantener tapada el agua, entre otras.

“Como medidas de prevención tenemos la eliminación de los criaderos, mantener limpias las casas, si tenemos recipientes con agua hay que buscar como mantenerlos tapados y dejarles el abate, sobre todo lo importante acá es la conciencia que debemos tener como pobladores de la comunidad a que el esfuerzo que se hace como Ministerio de Salud va a tener mayor efecto, mayor eficiencia en dependencia de lo que la comunidad haga y colabore en las jornadas”, declaró el Dr. José Palacios.

Doña María Elena Díaz afirmó que además de la importancia que toma la jornada desarrollada por el Ministerio de Salud, también se debe contribuir como pobladores no solo permitiéndoles las entradas a sus casas, sino también limpiando cada rincón de sus viviendas, tapando los recipientes con agua y desechando todos aquellos objetos que ya no utilizan y que podrían acumular agua en su interior.

“Está bueno que hagan estar jornadas y nosotros debemos colaborar manteniendo limpio”, dijo Isidro García.
“Es importante que fumiguen y abaticen nuestras casas para prevenir muchas enfermedades”, comentó Yamileth Medrano.

Nelson Aragón afirmó que para ellos como pobladores es de suma importancia que se lleven estar jornadas de salud a sus barrios porque de esa manera se está combatiendo enfermedades que pueden afectar tanto a niños como adultos.

“Como pobladores tenemos el compromiso de colaborar limpiando nuestras casas, desechando los recipientes que acumulen agua para que no se conviertan en criaderos de mosquitos”, expresó Erika Palacios.