Con el fin de proteger la salud de las familias nicaragüenses, el Gobierno Sandinista, a través del Ministerio de Salud, brindó una serie de recomendaciones a la población para permanecer saludables en esta época de verano, en la que se registran aumento de las temperaturas.

Durante una conferencia de prensa desde el Complejo Nacional de Salud “Conchita Palacios” las autoridades del MINSA, afirmaron que los niños, pacientes hipertensos o que padecen de enfermedad del corazón son los que más deben tener cuidado en estos días de calor.

La doctora Silvia Romero, Cardióloga del Hospital Manolo Morales, afirmó que “Es importante que los pacientes hipertensos tomen sus medicamentos en el horario regular, que tenga control de su presión arterial y que no cambie sus medicamentos, porque eso hace que la presión se descontrole”.

Al referirse a menores de edad, el Dr. Félix Sánchez, pediatra y neumólogo del Hospital Infantil La Mascota, brindó recomendaciones a las familias y principalmente a las mamás, señalando que los niños tienen características propias que hacen diferente su cuido: su piel es más delgada, por lo tanto la temperatura los afecta más.

“Un niño menor de un año expuesto a un ambiente caluroso va a percibir mayor calor en su organismo y se va a deshidratar, incluso pueda ser que la temperatura corporal se eleve”, explicó el médico.

Hay casas muy pequeñas donde la disposición de los rayos del sol llega directamente donde el menor duerme, la falta de vegetación son causas donde la temperatura externa hace que el menor perciba el calor.

“La recomendación en esos casos es hidratarlos por vía intravenosa de forma rápida y ponerlos en un ambiente fresco, que los niños vistan con ropa ligera, no arroparlos ni exponerlos al sol y estar pendientes a ellos para que tomen suficiente agua” dijo Sánchez.

El pediatra agregó que hay que tener cuidado cuando llevamos a los niños al mar, ríos o lagunas; en especial los niños mayores de 2 a 3 años que pasan expuestos al sol y no ingieren suficiente agua.

“Los niños se deshidratan, además que su piel sufre quemadura, anda triste y comienza a vomitar, y presenta mareo; el niño sufre de una deshidratación severa e inmediatamente hay que llevarlos a los puestos de socorro para hidratarlos, medir el nivel de sodio en sangre y esto se agrava para los pacientitos crónicos”.

Incremento de las enfermedades respiratorias

En esta época se registra un incremento de enfermedades respiratorias, el polvo afecta la nariz, la tráquea y los bronquios. El polvo irrita, obstruye y sirve de vehículo de bacterias y virus que pueden llegar a causar infección de las vías respiratorias altas y de las vías respiratorias bajas.

Por ellos debemos evitar que el niño se mantenga en el patio o zonas donde hay mucho polvo, la principal recomendación es mantenerlos en lugares limpios.

“Hay niños que tienen cardiopatía congénita, con insuficiencia renal crónica, todos estos niños ante el calor o el polvo, ellos van a descompensarse; a esos niños hay que vigilar que tomen suficiente agua y tener mayor cuido sobre ellos”, finalizó el Dr. Sánchez.