En homenaje al 37 aniversario de la Gesta Heroica de Monimbó, el Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) y la Alcaldía de Masaya, inauguraron este sábado la urbanización Héroes y Mártires de Los Sabogales.

En el acto se entregaron 83 viviendas a familias que por años habían vivido expuestas a torres de alta tensión en el municipio.

Cada vivienda tiene 43 metros cuadrados, con cuartos y baño, agua potable, alcantarillado y electrificación, todo esto dentro de un terreno de 250 varas cuadradas, explicó Guillermo Arana, representante del INVUR.

El Alcalde de Masaya, Orlando Noguera, recordó que hace unos 8 años la municipalidad adquirió un lote de 7 manzanas para construir viviendas hacia donde trasladar a aquellas familias en riesgo.

Noguera indicó que hacia esta urbanización se continuarán trasladando más familias, ya que la meta es que esta alcance unas 140 viviendas.

Durante la insurrección de Monimbó murió el Apostol de la Unidad, el Comandante Camilo Ortega Saavedra, así como los compañeros Rito Moisés Rivera, Arnoldo Quant Ponce, Lorenzo López Gaitán, Julio Antonio López Madriz, Domingo Ruiz, Manuel de Jesús Ruiz González, Miguel Antonio Vázquez, Domingo Cajina Vázquez, Manuel López, Francisco López y Narciso López.

“Nosotros hoy estamos cumpliendo a ese sueño, a ese legado que nos dejara Camilo, Arnoldo, Rito Moisés Rivera y los Héroes y Mártires de la Insurrección de Mominbó”, afirmó el alcalde municipal.

De acuerdo a las 83 familias que este sábado recibieron este regalo del Gobierno Sandinista, el cambio de vida es muy grande pues pasaron de paupérrimas casitas a viviendas que cuentan con todas las condiciones habitacionales.

“Esto representa mucho, es un beneficio que lo tenemos gracias a Dios y a este Gobierno”, dijo Ángela María Urbina, quien vive junto a su esposo y sus tres hijos.

Urbina recordó que donde vivía no habían condiciones adecuadas para la crianza de sus hijos. De la misma forma señaló que lo único que como familia tuvieron que aportar fueron 200 dólares, lo cual es insignificante si se toma en cuenta el precio real de su nueva casa.

“Es una tontera comparada con lo que vale la casa”, manifestó.

Para Miriam Arauz, este es un sueño que albergó durante años, y que hoy finalmente se le hizo realidad gracias al apoyo del Gobierno.

Ella manifestó que donde vivía junto a su esposo e hijos era un cuartito muy reducido donde apenas podían moverse.

“Ahora la casa es más amplia, y esto es un gran cambio para nosotros”, refirió.

El señor Esteban Antonio Mendoza señaló que efectivamente todas estas familias vivían en graves condiciones de hacinamiento e inseguridad, por lo que se sienten muy agradecidos de que finalmente les hubiesen trasladado a esa bonita urbanización.

“Gracias al Gobierno, a Daniel Ortega, y ojalá Dios siga bendiciéndolo para que otras familias como nosotros puedan recibir ese milagro que hemos recibido nosotros”, manifestó Mendoza.