La Vivienda Solidaria, que nacerá como fruto de la solidaridad entre los dos pueblos hermanos, está siendo edificada en el barrios Lomas de San Judas, ubicado en el Distrito 3 de la capital.

En ese terreno, habita Carmen Delia Martínez Palacios, quien tuvo que soportar por años la precariedad de su antigua vivienda, pero que ahora dice sentirse muy contenta por el apoyo que está recibiendo del Gobierno.

La señora afirmó que la construcción de su vivienda se la agradece a Dios, al Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, y también por apoyar a la gente sumamente pobre como ella.

Por su parte, Nexi Veliz, coordinadora del grupo de jóvenes cubanos, quien se encontraba con una pala removiendo restos de viejos bloques de concreto, valoró de muy positiva la experiencia y la oportunidad de conocer de cerca parte del trabajo de la Juventud Sandinista.