Pasadas las 6:00 de la tarde de este viernes, pobladores representantes de las familias que habitan en Villa Flor Sur se dieron cita en la cancha de ese barrio capitalino para exponer ante las autoridades de la Policía Nacional del Distrito VII de Managua sus necesidades para mejorar la seguridad de esa localidad y por ende abonar a la tranquilidad de sus habitantes.

Carol de Trinidad Murillo afirmó que una de las principales demandas de la comunidad es mayor presencia policial por las calles y espacios públicos del barrio, principalmente en la cancha, que en lugar de ser un centro de diversión para las familias, se ha convertido en un sitio para la consumación de delitos, ante lo cual como pobladores se comprometen a brindar el apoyo necesario a la institución de orden público para la instalación de una caseta o puesto de mando que garantice la seguridad de todos los que habitan en este barrio del Distrito VII.

“Esta cancha para nosotros es un dolor de cabeza, porque muchos jóvenes desconocidos nos llegan a robar (…) ya no se aguanta más y nosotros no queremos más delincuencia”, dijo Silvia Granados.

Sonia Alonso Pérez también demandó mayor presencia de los agentes del orden que les permita a todos tener tranquilidad en su barrio, poder movilizarse en plena confianza y seguridad mientras van a sus centros de trabajo por las mañanas y el retorno a sus hogares por las noches.

“Que esta no sea una sola reunión, que sea sólo el comienzo para ver qué podemos hacer para ello. Nosotros estamos dispuestos a apoyarlos, estamos dispuestos a apoyar en todo lo que esté a nuestro alcance”, declaró Alonso Pérez.

Otras de las necesidades presentadas por los pobladores es la clausura o restricción de algunos expendios de bebidas alcohólicas, bares o cantinas que se han instalado en el barrio y que en muchas ocasiones representan un punto de encuentro de escándalos, peleas e incluso de venta de drogas.

“Aquí no puede haber cantinas, porque esta es una comunidad para vivir, aquí todo mundo trabaja. […] Tengo cinco años de haber venido de Estados Unidos, allá viví 20 años y desde que vine puse un negocio y he vivido sin tener una cantina, todos podemos vivir sin tener una cantina en su casa, que se acaben, que la Policía ponga sus manos dentro de todas las cantinas”, comentó Zeneyda García.

Por su parte, el Comisionado Ezequiel Rubio, segundo jefe de la Policía Nacional del Distrito VII, aseguró que darán respuesta a todas las demandas presentadas por la población de Villa Flor Sur, siendo necesaria la cooperación de la comunidad porque la institución no puede hacerlo sola.

“Nosotros hemos estado escuchando las quejas que ustedes están haciendo y el compromiso es, en principio buscar la química con la comunidad, Policía con la comunidad. Estos problemas los vamos a resolver juntos, hay algunos que nos toca decidir a nosotros, hay otros que tenemos que compartirlos, porque sería mentiroso venir a comprometerme a que el día de mañana todas las cosas estarán resueltas, pero sí nos venimos a comprometer de corazón que vamos a resolver los problemas que más están aquejándole a ustedes”, puntualizó el jefe policial.