La exclusión de Cuba de la lista estadounidense de países patrocinadores del terrorismo resulta una cuestión de justicia, declaró hoy Josefina Vidal, jefa de la delegación cubana a las negociaciones entre La Habana y Washington.

Cuba está convencida de que nunca debió formar parte de esa nómina elaborada por el gobierno norteamericano y su permanencia en ella "no se sostiene", indicó la diplomática, quien encabeza la dirección de Estados Unidos en la cancillería cubana.

Para nosotros se trata de una cuestión de ajustarse a la realidad y de hacer justicia, puntualizó en conferencia de prensa en la sede del Departamento de Estado en esta capital.

Desde el punto de vista moral y ético es muy importante analizar este tema, para cuando restablezcamos las relaciones diplomáticas pueda comenzar una nueva etapa, sobre bases distintas, sólidas, que representen un cambio cualitativo en el tipo de vínculos que estamos discutiendo para comenzar a construir, agregó.

Vidal explicó que la exclusión de Cuba de la lista de Estados Unidos es un tema que su país ha puesto sobre la mesa "ahora y antes".

Delegaciones de ambos países celebraron hoy en esta capital una segunda ronda de conversaciones bilaterales, después de las realizadas en La Habana el 22 de enero pasado.

Los dos países avanzan hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas, en correspondencia con la decisión de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama de avanzar hacia la normalización de los vínculos, anunciada el 17 de diciembre

La diplomática cubana instó a la ampliación de la gama de cuestiones incluidas en diversas negociaciones que realizan ambas naciones como parte del "proceso paralelo para establecer relaciones".

Esos intercambios no comenzaron ahora, precisó, sino hace unos tres años sobre asuntos de seguridad aérea, prevención de derrames de petróleo en aguas profundas y el correo postal, entre otras áreas.

Al respecto, anunció la próxima celebración de un encuentro técnico sobre prevención de fraude migratorio y "una amplia gama de temas para hablar a nivel técnico".

Entre ellos mencionó los sectores de información y telecomunicaciones y zonas marítimas protegidas, esto último "de suma importancia para los dos países para protección de medio ambiente".