Desde que Casillas levantó la Eurocopa en Viena nunca había sufrido España tanto en un partido oficial. Sólo en los amistosos mostró un juego tan gris y plano. A España le faltaba tensión y era muy previsible con demasiado pases cortos ante una Croacia, metida atrás muy ordenada y agresiva con su 4-4-1-1. La lógica, viendo sus carreras tras el balón, hacía pensar que su centro del campo de más de calidad (Rakitic y Modric) no estaba diseñado para aguantar todo el partido detrás de la bola.

En esa tensa espera, Torres arrancó como un caballo desbocado, se fue por la banda y acabó la jugada con un disparo que repelió Pletikosa. Un recurso correcto, pero que reflejaba la necesidad de moverse más, no pedirla al pie y generar espacios. Mucha posesión pero sin profundidad y movilidad. La primera combinación entre Silva e Iniesta había generado el primer remate, pero el manchego no se asoció con el canario. Y La Roja se marchitó.

Viendo que estaban tan atrás los croatas, Ramos y Piqué lo intentaron desde lejos para que salieran de la cueva. Entonces se estiraron los balcánicos y llegaron hasta la meta de Casillas. Primero Pranjic y luego Mandzukic, al que Ramos le hizo un penalti en un despeje demasiado expeditivo. España pisaba más el área y remataba, pero la cosa pintaba muy fea. Temor a una eliminación que estaba a sólo un gol, en el partido con menos fútbol de lo que llevamos de torneo. No se vio velocidad ni transiciones rápidas o desmarques en largo. Nada que recordase a la campeona.

Crecía el miedo a caer

Se jugaba a lo que quería Croacia, obligada a cambiar su guión en la segunda mitad por el gol de Cassano a Irlanda. España estaba en el alambre.En el descanso no calentaba nadie en España. Es extraño porque faltaba chispa a un grupo castigado, especialmente lo de Barça y Madrid, y que sumaba en Gdansk su tercer partido en ocho días. Demasiado a estas alturas de temporada. No pasaba nada en el campo y eso no beneficiaba a la Roja. Y en una contra Casillas tuvo que salvar un cabezazo de Rakitic de modo heroico.

A media hora del final entró Navas por Torres, justo antes de que Bilic fuera a por el partido con un doble cambio. La cosa no mejoró, ni mucho menos porque el extremo no encontraba nadie a quién mandarle balones. Luego llegó el cambio de Silva por Cesc, que en la primera que tuvo para encañonar se durmió.

Crecían las dudas mientras llegaban las paradas de Casillas, que se fue contagiando del miedo y empezó a repeler los disparos. España estaba a la deriva, tras perder la pelota y el control del partido. Croacia había convertido el partido está demasiado peligroso para el campeón. Las pocas veces que llegaba España al área estaba espesa. Una contra perdida tras un córner en un cuatro contra dos resumió el partido. Croacia achuchaba y Stark se comió un clarísimo penalti de Busquets a Corluka....

Y en la siguiente jugada, con el corazón en la boca, Fábregas asistió de cuchara para Iniesta, en posible fuera de juego, superando la defensa y éste para Navas que fusiló a puerta vacía. Liberación para un campeón que se vio fuera del torneo pero accede a cuartos sufriendo.

El partido deja conclusiones de las que aprender: el equipo está agotado físicamente, no se puede jugar con 14 jugadores cuando tienes en el banquillo a campeones del mundo como Mata, Pedro o Llorente. Nadie tiene una plantilla tan amplia, con 20 jugadores de primerísimo nivel. Hay que tener cintura y saber que no siempre se pueden buscar las mismas soluciones, sea el próximo sábado el rival en cuartos Francia, Inglaterra o Ucrania. Habrá que ver lo que sucede mañana si Francia es primera, la Roja evitará a Alemania, Italia y Francia hasta la final. Para llegar a ella tendrá que ofrecer una versión muy distinta a la de hoy.

LA FICHA DEL PARTIDO

0-Croacia: Pletikosa; Vida (Jelavic, min. 66) , Corluka, Schidenfeld, Strinic; Rakitic, Vukojevic (Eduardo, min. 80); Srna, Modric, Pranjic (Perisic, min. 66); Mandzukic.

1-España: Casillas; Arebeloa, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Xavi Hernández (Negredo, min. 89), Busquets, Xabi Alonso; Silva (Cesc Fabregas, min. 71), Iniesta y Fernando Torres (Jesús Navas, min. 61).

Goles: 0-1, min. 87: Jesús Navas

Árbitro: Wolfgang Stark (ALE). Mostró amarilla a los jugadores de Croacia Corluka (min. 27), Srna (min. 44), (Strinic) min.53) y Rakitic (min. 90)

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada de la Eurocopa del Grupo C, disputado en el estadio Arena Gdansk ante la presencia de 39.000 espectadores.