La lucha contra las epidemias no se detiene y el Gobierno del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, a través del Ministerio de Salud (Minsa), en coordinación con la comunidad organizada en los Gabinetes de la Familia y los Consejos de Desarrollo Humano, continúa instando a la población a abrir las puertas de sus viviendas para que los brigadistas cumplan con las acciones de eliminación de los criaderos de mosquitos.

Brigadistas del Centro de Salud “Carlos Rugama”, en el Distrito V de Managua, se dieron a la tarea de recorrer casa a casa las viviendas del barrio 12 de Octubre, a fin de desarrollar las acciones de abatización y hacer conciencia en la población en la importancia de sumarse a esta tarea de limpieza y desecho de todos aquellos “calaches” que podrían convertirse en criaderos del mosquito transmisor del dengue y el chikungunya, el aedes aegypti.

“La mejor forma de prevenir estas enfermedades es eliminar, sacar todo lo que tenemos, los calaches que no ocupamos en nuestros patrios, por ejemplo los barriles quebrados, llantas, zapatos viejos”, manifestó la Dra. Celia Mejía, directora del Centro de Salud.

La Dra. Mejía afirmó que como instancia de salud también están trabajando en el trabajo de concientización de las familias nicaragüenses para que estas mantengan limpias sus casas, eliminen y destruyan todos esos potenciales criaderos del zancudo, tomando en cuenta que nuestra salud es responsabilidad de todos.

“Queremos que la población no se nos ponga renuente, les hacemos llamado para que abran las puertas de sus hogares y nos dejen hacer nuestro trabajo en conjunto con los muchachos que andan haciendo la jornada de abatización al igual que la fumigación para evitar que se críen las larvas del mosquito transmisor tanto del dengue como el chikungunya”, comentó Víctor Rocha, jefe de brigada.

Isabel Rivas calificó de muy importante este tipo de jornadas de salud en los barrios, donde también deben participar ellos como pobladores manteniendo limpios sus hogares y libres de objetos inútiles que acumulen agua y por ende puedan ser criaderos de mosquitos.

“Está bien porque así se cuida la salud de los niños y se previene que les de dengue, está bien que anden haciendo esta obra”, dijo José Leonardo Aguirre, quien añadió que es responsabilidad de todos participar en la lucha contra estas enfermedades limpiando sus casas.