Kenia Lisseth López Escobar, llevó desde muy temprano a su hija en brazos a la Feria de Salud del barrio 26 de febrero, en Masaya, actividad que se realiza en homenaje al tránsito a la inmortalidad del Apóstol de la Unidad Sandinista, Comandante Camilo Ortega Saavedra, quien dio la vida para que familias nicaragüenses gocen hoy de la salud gratuita y de calidad.

En la feria se complementa la medicina tradicional con la medicina natural, que es bien aceptada por los pobladores, quienes a su vez agradecen al Gobierno Sandinista por priorizar la salud de las personas más humildes.

“Me parece muy bien porque a mí bebé la he tenido enferma y así no tengo que ir hasta el centro de salud. Doy gracias al Comandante Daniel porque se preocupa por los pobres”.

“Yo le hago baños con ruda, albahaca, también tecitos de manzanilla que le ayudan. Por lo menos el baño con ruda los refresca cuando andan con calentura, cosas naturales que sirven mucho”.

Por su parte, Ramona Acuña, manifestó que “esto es muy importante para atenderse la salud. Vine a que vieran a los niños porque han tenido muchas gripes por el polvo”.

Anielka Marenco, directora del centro de Salud Monimbó, detalló que “Tenemos cuatro especialidades como son ginecología, cirugía, pediatría, medicina interna, consulta general y un espacio nuevo que es la estimulación temprana a los niños para promover el desarrollo psicomotor de los menores”.

“Es un sector bastante delicado, está colindando con el mercado y la población recibe bien este tipo de actividades”.

Además se realizaron consultas odontológicas y la aplicación de la vacuna contra el sarampión aplicándose a niños de 9 a 12 meses de edad.

Enfatizó que todos los meses se programadas ferias de salud en las que se atienden por día unas 600 personas entre niños, adultos y adultos mayores.