La investigación e innovación en el campo es una de las prioridades del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), razón por la cual ha promovido la instalación de Fincas de Investigación e Innovación Tecnológica (FIIT), donde los productores interesados pueden conocer, innovar y probar nuevas tecnologías y compartirlas con la comunidad.

En el departamento de Rivas, en la comarca Guarapea, está funcionando una de estas fincas. Con 12 manzanas de extensión, esta finca que tiene el mismo nombre de la localidad, ha podido mejorar la calidad de los tomates, chiltomas, limones, papayas, maíz y plátanos que ahí cultivan.

Julio Delgado y Noel Hilario Yesca, dueños de la Finca, confirman estos avances, destacando las técnicas amigables con el medio ambiente que se aplican ahí, mismas que permiten maximizar los recursos y mejorar los resultados.

“Esta finca fue seleccionada para trabajar con la institución y los productores como finca de investigación e innovación tecnológica, partiendo de que el productor es de avanzada”, indicó a El 19 Digital José Albino Laguna, técnico del Inta en Rivas.

Enfatizó que a lo largo de los años se han venido incluyendo nuevas tecnologías, como el área de experimentación en maíz.

“Varias líneas de maíz se probaron y salieron bastantes resultados satisfactorios, también el año pasado se probó una parcela con tomate en donde se evaluaron niveles y tipos de insecticidas orgánicos para trabajarlo en el manejo de enfermedades y de esa manera se ha venido incorporando y compartiendo con los productores del entorno”, manifestó.

Uso racional de agroquímicos

Con el enfoque agroecológico, se está logrando que el productor conozca la plaga, y que luego valore si la cantidad que existe en el cultivo justifica la aplicación de un químico y de utilizarlo aplicar el menos dañino al ambiente y a la salud humana, prefiriendo el abono orgánico.

“Estamos evitando aplicar tantos agroquímicos y aplicar abono orgánico, aplicar a la planta lo menos químico que se pueda”, comentó el productor Julio Delgado, quien además, señaló que uno de sus objetivos es hacer producir su finca tanto en invierno como en verano, para ello siembran en etapas para tener producción casi todo el año y el sistema de riego es uno de sus mejores aliados para lograrlo.

“Con esto el productor tiene el sustento diario, no lo sembramos de un solo para que en otros tiempos tengamos”.

Para mejorar la fertilidad, humedad y no saturar el suelo, el pequeño productor, afirmó que es importante “Cambiar el ritmo de cultivo, no sembrarle la misma cosa todo el tiempo, porque tanto la tierra como uno se cansa, entonces hay que cambiar de rubro, la siembra de chiltoma y plátano variarla”.

Alta rentabilidad y demanda en el marcado

Por su parte, Noel Hilario Yesca, recalcó que “estamos aquí probando las variedades de papaya maradol, tenemos cultivo de papaya rivense y estamos viendo con cuál tenemos mayor resultado en lo que respecta a la comercialización y a ver cuánto nos genera de ganancia y seguirla trabajando”.

“Nosotros cultivamos todo el año papaya en diferentes ciclos para mantener cosecha los doce meses del año”.

“Se mejora con la visita de los técnicos, el Inta nos ayuda con la asistencia técnica. Tenemos varios años de trabajar con ellos y a través de ellos hemos adquirido bastantes conocimientos en el asunto de los cultivos”.

Recalcó Noel, que la asistencia les ha permitido ver mejores resultados a corto plazo. “El trabajar con ellos nos ha resultado bastante bien porque hemos agarrado bastante experiencia tanto nosotros como productores y ellos como técnicos intercambiamos ideas que nos ayudan a no movernos a otro lado a trabajar porque aquí vivimos trabajando todo el año y produciendo la fruta y la hortaliza”.

Asimismo, el técnico del Inta en Rivas, detalló que en la nueva estrategia de trabajo del Inta, están laborando unas 64 fincas en todo el departamento de Rivas.

En el caso de don julio, que ve de forma integral la producción, solo en plátano sacan una producción de 1800 plantas por manzanas y unos 90 baldes de chiltoma en cada corte.

“Es importante mencionar la receptividad que han tenido los productores y productores sobre este cambio que ha venido impulsando nuestro gobierno, cambio de actitud en cuanto a la producción de alimentos, mejoría de la tecnología y al menor uso de agroquímicos”, externó.

Impacto positivo en la economía

Los productores al hacer un uso adecuado del vital líquido pueden permitir competir con precios más bajos.

“Ellos no están gastando más combustible para regar, no están gastando más mano de obra para regar y sobretodo tienen producción en todo el año, mientras otros productores solo se pueden permitir en invierno, por eso el agua y la tierra es lo más preciado para ellos”, finalizó Laguna Quintanilla.