Aproximadamente 829 mil estudiantes de todo el país serán cubiertos durante la Jornada Nacional de Salud Bucal en Primaria, iniciada este miércoles con el primer enjuague de flúor del año.

En esta jornada están uniendo esfuerzos el Ministerio de Salud (Minsa), el Ministerio de Educación (Mined) y los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida.

La directora del Sistema Local de Atención en Salud de Managua (Silais-Managua), doctora Carolina Dávila, explicó que estos enjuagues bucales se desarrollarán en los centros educativos cada 15 días, siendo la meta realizar unas 16 sesiones durante todo el año.

“El objetivo que perseguimos con el flúor es prevenir las caries y lograr que nuestros niños crezcan con una dentadura sana”, indicó.

Cepillado es lo más importante

Sin embargo, la jornada va más allá de un enjuague bucal cada 15 días. La idea de las autoridades nicaragüenses es que los niños vayan asociando esto con buenas técnicas de cepillado y una nutrición exenta de comidas chatarras.

La odontóloga Socorro Garay Zamora, responsable del Programa de Salud Bucal del Silais-Managua destacó que el flúor es un elemento químico que se usa para prevenir la caries dental, principalmente en la población infantil.

Garay aseguró que las 16 sesiones programadas en cada escuela de primaria no bastan, pues son los hábitos de higiene los que darán mejores resultados en la dentadura de los niños.

Dentro de esta jornada los primeros estudiantes en recibir su dosis de flúor fueron los del colegio capitalino Rubén Darío. A pesar de su corta edad ellos dijeron estar claros que solo el cepillado tres veces al día les garantizará llegar a la vejez con sus dientes en buen estado.

“Cepillándose uno mantiene los dientes más sanos. Yo me cepillo en la mañana, en la tarde y en la noche”, expresó Álvaro Francisco Reyes, de 11 años.

“El cuidado de los dientes es importante, y me los tengo que lavar tres veces al día”, dijo por su parte Ana Rita Borges, estudiante de apenas 7 años.

Además de esta campaña en los colegios de primaria, el Gobierno de Nicaragua está desarrollando un programa de salud bucal rural, el cual busca proteger los dientes de los campesinos nicaragüenses.