Los fines de semanas es un buen momento para entretenerse y divertirse, pero también si se puede comprar es mucho mejor, eso fue lo que pensó la señora que visitó los tiangues de la avenida de Bolívar a Chávez, que constituyen un espacio de convivencia entre los pequeños comerciantes y los ciudada[email protected] de todo el país.

Una vez más los tiangues la Fe y Monimbó recibieron a centenares de familias que llegan principalmente a comprar los productos frescos que venden nuestros productores de los diversos departamentos.

Este fin de semana los nicaragüenses tuvieron la oportunidad de comprar vino de jengibre o de Jamaica, las sabrosas “cosa de horno”, la chicha de maíz, queso, quesillo, crema, refrescos naturales, artesanías y hasta hermosas y coloridas plantas naturales ofertadas por el productor Ramón Potosme.

Los tiangues además de ser espacios donde las familias degustan de nuestros platillos populares, también pueden comprar diferentes artículos para nuestro hogar, entre estos vestuario, calzado, bisutería y artesanías, las que son ofertados a muy bajos precios, todo con el interés que los visitantes los compren.

“Esto tiangues son excelentes y hay un regocijo de las personas pobres que tenemos este ambiente agradable, ha sido una buena idea estos lugares”, manifestó don Nilo Guerrero que disfrutaba de un rato ameno con sus nietos Engel Guerrero y Ángel Guerrero.

Uno de los objetivos de estos tiangues, es que las familias disfruten en unidad, algo que hacia don Rodolfo Sirias y su esposa, que saboreaba un sabroso quesillo, mientras su compañera un refresco de frutas.

“Es un excelente lugar y queda bastante cerca para venirse a disfrutar en familia, son bastante seguros y al alcance del bolsillo de los nicaragüenses. Hemos comprado refrescos y artesanías”, expresó don Rodolfo, mientras su esposa Katty Solís aplaudió la oportunidad que brinda el Gobierno Sandinista de construir espacios para que los productores vendan a precios muy económicos.

“Andamos con seguridad, tranquilos comprando y hallamos de todo lo que queremos comer. Todo es bonito, tenemos vinos, artesanías y muchos productos de nuestro pueblo”, indicó Solís.

Y mientras las familias disfrutan de los espacios construidos por la Revolución Sandinista, los comerciantes no daban abasto con toda la clientela que compraba de todo.

“Estamos aquí elaborando nuestros productos, dándonos a conocer y gracias a Dios nos ido bien, también gracias a nuestro Gobierno Sandinista que nos ha dado”, señaló María Isabel Pérez, que vendía riquísimos refrescos de frutas, linaza, cacao, entre otros.

Un dato importante que hay que resaltar, es que la mayoría de productoras son madres solteras que están saliendo adelante con el apoyo que les brinda el presidente Daniel Ortega Saavedra.

Los vinos a bases de frutas naturales es la especialidad que vende doña Mercedes Ruiz de Granada, con más de 10 de ofertar y elaborar estas delicias que han tenido muy buena demanda.

“Aquí tenemos espacio para vender nuestros productos nacionales que procesamos los agricultores, estoy ofertando vinos de flor de jamaica, de coyolito y de grosea a precios accesibles del productor al consumidor”, mencionó Mercedes, quien calificó de acertada la promoción de los tiangues.