Con un Santo Vía Crucis, familias católicas de la Parroquia del Barrio Monseñor Lezcano celebraron la mañana de este viernes el inicio de los tiempos de cuaresma y la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Las familias recorrieron las principales calles de este populoso barrio, reflexionando en cada una de las estaciones del Vía Crucis, el sacrificio del hijo unigénito de Dios.

El párroco Sebastián Zeledón, manifestó que la resurrección de Cristo simboliza el renacimiento del nuevo hombre, y por tanto invita a los humanos a ser mejores hombres y criaturas de Dios.

“Morir en el pecado a ese hombre viejo, y levantarnos para ser criaturas nuevas. Vana sería nuestra fé si Cristo no hubiera resucitado”, reflexionó el líder religioso durante este peregrinaje.

María Antonieta Cardoza, una de las feligresas que participó de este vía crucis, manifestó que durante los tiempos de cuaresma, todas las familias nicaragüenses deben permanecer en oración.

“Es un periodo en que nos consagramos más a la fé, y pedimos por el prójimo. La cuaresma nos invita a estar cerca de Dios, y pensar que Jesús es el camino de la vida y el amor”, expresó.

Las familias católicas, tras recorrer las calles del Barrio Monseñor Lezcano, celebraron la Santa Misa, en cuyo mensaje principal se reflexionó sobre la obra del espíritu, encaminada a la renovación como seres humanos, como lo hizo Jesús al renacer.