Armados con sus máquinas fumigadoras y recipientes con abate, decenas de brigadistas de salud se internaron en el barrio Cristo del Rosario, en el Distrito II de Managua, para continuar con la lucha contra el Dengue y el Chikungunya, que ha arreciado con la participación de la población.

A la par de los brigadistas, el personal médico del puesto de salud del barrio se acerca a las familias para indicar recomendaciones sobre la limpieza de las viviendas y la eliminación de criaderos.

El ensordecedor ruido de las maquinas fumigadoras hacen que las personas salgan de sus viviendas, junto con sus animales. En ese momento Los brigadistas entran a las viviendas y fumigan todos sus rincones, de la sala pasan a la cocina, a las habitaciones y de ahí a los baños, bodegas y corredores. Nada queda sin fumigar o abatizar.

En la calle puede verse el humo blanco y espeso que sale desde las casas, mientras la gente comenta que el trabajo del Minsa está siendo efectivo.

“Están viniendo bastante seguido y eso nos gusta porque aquí hay bastante zancudos. Nosotros dejamos que entren porque esa es parte de nuestra responsabilidad, de lo contrario nada estaríamos haciendo”, expresó Mario González, uno de los pobladores del barrio.

La intensa jornada de lucha contra el dengue y el chikungunya que el gobierno desarrolla desde el Ministerio de Salud ha tenido éxito gracias a la incorporación de los Gabinetes de la Familia, que acompañan las acciones de fumigación y eliminación de criaderos con charlas educativas sobre higiene y limpieza.

“En mi casa yo mantengo limpio, no hay agua acumulada, los recipientes están boca abajo, no le damos al zancudo para que se reproduzca, y todo eso lo hemos aprendido gracias a esta jornada”, afirmó Blanca Reyes.

Roberto Espinoza manifestó que las acciones de salud que se están ejecutando para luchar contra el chikungunya y el dengue están dando resultados, pues en su manzana no hay nadie enfermo o con síntomas.

“Aquí gracias a Dios no tenemos a nadie con síntomas de dengue o de chikungunya y eso se debe a que constante está el Minsa visitándonos haciendo estas jornadas de fumigación, abatización y eliminación de criaderos”, indicó Espinoza.

La constancia de la jornada y el acompañamiento que las familias pueden darle en sus viviendas a la lucha contra el chikungunya ha sido fundamental para tener buenos resultados, explica la doctora Ligia Aragón, epidemióloga del Silais Managua.

Aragón recordó que el objetivo principal de la lucha es eliminar los criaderos que están en las viviendas y que se conforman por los calaches que no sirven y que pueden acumular agua.

“La respuesta de la población ha sido excelente. La gente está colaborando, está permitiendo la entrada a cada una de las viviendas”, aseguró.

Finalmente, reiteró el compromiso del Gobierno Sandinista para proteger la salud y la vida de la población haciendo jornadas de salud, particularmente luchando contra las epidemias como el dengue y el chikungunya.