Robert Van Winkle, nombre verdadero del rapero Vanilla Ice, fue acusado de haber robado varios artículos entre diciembre y febrero de una propiedad abandonada que está junto a una residencia que él se encontraba renovando.

Entre los objetos que le encontraron a Van Winkle, de 47 años, se encontraban un calentador de agua de piscina y muebles. Los bienes fueron restituidos por la policía a su legítimo dueño.

Después de un día bajo custodia, Vanilla Ice fue puesto en libertad y dijo ante las cámaras de televisión que cubrieron su lamentable incidente, que todo había sido un malentendido y que su caso tomó proporciones ridículas. "Es triste que las buenas noticias no corran tan rápido", agregó.

Vanilla Ice no logró repetir el gran éxito obtenido con 'Ice Ice Baby' e intentó recientemente obtener mejor suerte presentando un programa en televisión.