La unidad y la convivencia son valores que tienen que afianzarse cada día, y en este sentido los pobladores del Barrio René Cisneros, han estrenado este miércoles la Consejería Familiar Permanente, misma que asistirá y brindará asesoría en estos temas.

La compañera Marlene Mercado, Delegada del Distrito I del Ministerio de la Familia, explicó que lo que se busca al instalar estas Consejerías es restaurar las relaciones familiares basadas en una comunicación afectiva, además de prevenir la violencia en el hogar.

“Hay que fomentar la equidad de género, la convivencia en unidad y armonía. Las Consejerías Familiares son un servicio esencial para implementar los nuevos modelos de crianza hacia los hijos”, expresó.

Al inaugurar la Consejería Familiar Permanente, Mercado manifestó que este Gobierno está interesado en unir los lazos de las familias, y que de este modo resuelvan sus desavenencias en armonía.

“Todos nosotros estamos comprometidos con nuestro pueblo a rescatar esos valores positivos, para fomentar en las familias nuevos valores. Construir un país lleno de amor, una Nicaragua linda, donde todas las familias estemos unidas, donde no se den problemas”, manifestó.

La compañera Rosa Elena Rodríguez, habitante del Barrio René Cisneros, indicó “que lo importante es que todos y todas puedan compartir ese espacio que es el hogar, de forma armoniosa, aprendiendo a amarse y convivir juntos”.

De igual forma, Alfonso Soza, destacó que es elemental cómo “estas Consejerías Familiares promueven el amor entre la relación padre-hijos, y desde el mismo matrimonio, siendo modelo y ejemplo de fraternidad”.

Las Consejerías Familiares, conformadas por miembros del Ministerio de la Familia y la Policía Nacional, capacitan previamente a compañeros y compañeras de los barrios, para que estos luego puedan transmitir sus conocimientos a las familias que los requieren.