Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando, Monseñor Eddy Montenegro y la comunidad educativa de la Universidad Católica “Redemptoris Mater” (UNICA) celebraron este medio día la Misa del Miércoles de Ceniza, la cual marca el inicio de la Cuaresma para los fieles católicos.

Durante la ceremonia se subrayó que estos 40 días de purificación e iluminación cristiana son tiempos de reflexión donde cada persona debe fortalecer su relación con Cristo.

Monseñor Eddy enfatizó que la Cuaresma es el eje central de la fe porque se celebra la resurrección de El Salvador.

Igualmente llamó a los feligreses a reflexionar sobre ellos mismos y no a fijarse en las fallas de sus semejantes.

“Este tiempo de la Cuaresma es casualmente para que miremos dentro de nosotros en qué estamos fallando en nuestras vidas. Todos somos pecadores, por lo tanto todos fallamos”, aseguró el religioso.

Monseñor recordó la exhortación de Cristo de amarnos los unos a los otros, ya que “no puede haber amor si no hay misericordia y perdón en nuestras vidas”.

Para la rectora de la UNICA, Michelle Rivas, efectivamente la Cuaresma es un momento de análisis personal en busca de las cosas en que se está fallando como hijos de Dios.

“Nosotros tenemos que reflexionar sobre eso para aprender que tenemos que perdonar. A mí por lo menos me hace reflexionar mucho y tengo que ver para adentro para saber que tengo que perdonar a mi próximo”, señaló.

Uno de los principales símbolos del inicio de la Cuaresma es la ceniza en la frente de los fieles, lo cual simboliza el principio cristiano de que el hombre es polvo y al polvo volverá. Esta ceniza se obtiene de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior.