Una vez más el trabajo coordinado y organizado de las instituciones de Gobierno junto a la comunidad lograron dar buenos frutos, al sofocar y controlar el incendio que afectó más de ocho manzanas de bosques en comunidades rurales de Ticuantepe y Nindirí, en las cercanías del Volcán Masaya.

El incendio se registró a las 11:00 de la mañana del lunes en la comunidad Los Caleros, ante lo cual las autoridades municipales de Ticuantepe, Nindirí y Masaya se dieron a la tarea de trabajar coordinadamente con la población y las instituciones encargadas de atender este tipo de emergencias.

“El día de ayer como a las 11 de la mañana se propagó ese fuego, pero lento, ya a partir de las 11:30 en adelante se encendió más de lleno, donde ya se movilizó la gente de la comunidad y parte del cuerpo de bomberos, alcaldía, el municipal de Ticuantepe, nos organizamos como pobladores para hacer rondas (cortafuegos) y apagar con palas y tierra las llamas”, expresó el poblador de la comunidad Los Calero, Pedro José Calero.

La Dra. Ligia Aragón, Alcaldesa de Ticuantepe, afirmó que como autoridades municipales se dispusieron a trabajar de inmediato a fin de controlar este incendio para que no se propagara a otras comunidades donde podría afectar incluso las viviendas, más allá de las ocho manzanas que resultaron con afectaciones.

“No se reporta población afectada, nosotros tenemos aproximadamente cuatro casas que están alrededor que no están afectadas, están bien”, manifestó la Alcaldesa al reiterar que los equipos de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), de las alcaldías de Ticuantepe, Masaya y Nindirí, los cuerpos de bomberos de los tres municipios y la Policía continuaron la labor de control del siniestro durante horas de la mañana de este martes, luego que este se reactivara durante la madrugada.

“Ya está controlado, ahorita lo que estamos haciendo es un refrescamiento en los puntos que están en la parte baja, está la población, ayer estuvieron aproximadamente noventa fuerzas, ahorita está actualmente igual y estamos pendientes, se ha realizado la ronda para evitar que se extienda a otros lugares”, apuntó la Dra. Aragón.

La comunidad organizada trabajó de la mano con las autoridades para controlar el fuego y evitar que este llegara a otras localidades, poniendo en riesgo a la población.

“Ahorita estamos haciendo rondas, ampliar las rondas para que no se propague el fuego, principalmente en las casitas cercanas que son las que están en riesgo”, comentó Pedro Calero.

“Andamos 12 compañeros que andamos apoyando del barrio Camilo Ortega, somos voluntarios que nos hemos integrados para reducir el fuego en esta zona. Hemos estado apagando fuego, halando agua, bajando como bombas para apagar las llamas”, declaró Samuel Jara, quien junto a sus compañeros bajó más de 100 metros un cerro empinado arriesgando su vida para contribuir a la causa y reducir el fuego.

Se presume que la causa del incendio fue el descuido de unos cazadores de garrobos, quienes seguramente en búsqueda de sacar alguno de esos animales de sus cuevas encendió un poco de fuego en las afueras de la cueva, lo que luego se extendió a otros sitios causando la quema de las ocho manzanas de bosque.