Después de varias horas de intranquilidad, los cuatro pescadores desaparecidos en las aguas de Masachapa, fueron encontrados la tarde de este lunes en perfecto estado de salud, terminando así la angustia de familiares y amigos.

Manuel Antonio Sánchez Velásquez, de 52 años; Melvin Orlando Narváez Narváez, de 25 años; Fernando Heriberto López Narváez y Luis Alberto Cruz, zarparon la madrugada del domingo a pescar tiburones, sin embargo, ya estando en las profundidades del mar, el motor presentó desperfectos, impidiendo que pudieran regresar a tierra.

Dos lanchas de pescadores, entre ellos Melvin Narváez, padre de uno de los pescadores rescatados, se adentraron al mar para buscar la pequeña embarcación, logrando a eso de las once de la mañana encontrarlos a unos 50 kilómetros.

Narváez relató los momentos difíciles por los que pasó en alta mar buscando a los pescadores.

“Muy duro para un padre ver que su hijo está perdido y yo dije cualquier viento que haya, yo voy por la búsqueda de mi hijo, entonces cuando llegué a la posición que él me dio, no lo encontré, y mis lágrimas se vinieron, pero nunca perdí la esperanza, volví a regresar, miré un barco mercante que venía y me puse a la orilla del barco para ver si ellos me podían ver, pero nadie salió y a los quince minutos miré que ya la otra panga venía con ellos”, concluyó.

Al llegar a la orilla, Luis Alberto Cruz, dijo que “Se nos dañaron las bobinas del motor. Quedamos a unas 45 millas de la costa y ahí el teléfono no agarra señal. Lo que hicimos fue tirar el ancla y esperar que nos encontraran. Me siento bien porque llevábamos comida y agua”

El joven Melvin Narváez, capitán de la lancha, aseguró sentirse feliz de volver a ver a su familia.

“Me siento bien porque tenía bastante angustiada a mi familia. Yo soy el capitán de la lancha y a mi resguardo andan las vidas de los otros tripulantes”.

“Salimos ayer domingo a las cinco de la mañana y teníamos que estar tipo cuatro o cinco de la tarde del mismo día. A las doce del medio día del domingo tuvimos la falla del motor y estábamos enmarados casi a 50 millas náuticas”, contó Narváez.

“La verdad que no pensábamos estar aquí porque miramos las lanchas estar dando vueltas y no nos miraban y gracias a Dios llegó una, se arrimó y ya nos trajo”.

“El viento que había no era para que saliéramos, pero a como digo, hay un Dios que tiene poder, y es Él que nos tiene aquí en tierra”, manifestó Fernando Narváez, otro pescador rescatado.

Tamara Gutiérrez, pareja de Fernando, dijo sentirse feliz al volver a ver a su compañero.

“Siempre mantuve la fe, yo soy cristiana y realmente yo se lo dejé en manos de Dios y comenzamos a orar mi familia y yo pidiéndole que salieran bien y sanos”.

Otro de los rescatados, responde al nombre de Manuel Antonio Sánchez, quien externó sentirse alegre tras haber sufrido este incidente.

“En estos días la pasé mal, pasa uno todo… peor en una profundidad que no mirás nada. Ahí uno está solo esperando a Dios a ver qué pasa”.

Su esposa, María Hurtado Castillo, afirmó darle gracias a Dios y a las autoridades por estar pendientes de los náufragos.

“Le doy gracias a Dios primeramente y al alcalde muchísimas gracias por habernos apoyado”.

El Alcalde de San Rafael, compañero Noel Cerda, señaló que “El mal momento ya pasó y lo importante es que los encontraron sanos y salvos, que no trascendió a más la desaparición y ustedes miran la alegría de la familia, las madres”, finalizó Cerda.