La construcción de un nuevo estadio Nacional de Béisbol en Nicaragua mantiene muy entusiasmada y con mucha expectativas a las diferentes constructoras del país, sobre todo por la decisión expresada por el Presidente de la República Daniel Ortega Saavedra, de que sea una empresa local la que desarrolle el proyecto.

Para el Gerente de Desarrollo de la empresa Construcciones Lacayo Fiallos, Ricardo Meléndez, la construcción de una obra de tal envergadura, constituye un reto para las empresas nacionales, las que están, asegura totalmente capacitadas para desarrollarla.

Construcciones Lacayo Fiallos forma parte de un poco más de 20 empresas que van a presentar sus propuestas al proceso de licitación que está programado para el 10 de abril. Se espera que el nuevo estadio de béisbol empiece a ser construido a mediados de junio y esté finalizado en los primeros meses del 2017 para darle la bienvenida a las diferentes delegaciones que participaran en los Juegos Centroamericanos.

“Lo que queremos es que este proyecto quede entre nicaragüenses, que lo construyamos los nicaragüenses, que lo diseñemos los nicaragüenses y es un proyecto que va a ser el símbolo de Managua. El último proyecto que se hizo de un estadio es el que ya tenemos, que se hizo hace muchas décadas y es importante que lo construyamos nosotros y las capacidades constructivas están”, señaló Meléndez.

Indicó que actualmente los representantes de las empresas constructoras están analizando con las autoridades de la Alcaldía de Managua, lo relacionado al pliego de bases del proyecto, a fin que la licitación pueda cumplirse y de esa manera empezar la construcción lo antes posible.

Meléndez aplaudió la decisión de que la obra sea construida por las empresas nacionales, por tanto espera que este objetivo se logre cuando se dé a conocer al ganador de la licitación.

“Si lo construye una empresa nacional la plata que se genere de ese proyecta queda en Nicaragua y ese empresario y ese constructor va a reinvertir ese dinero en Nicaragua y creo que ese es el mensaje principal que debemos de promover, si lo construye una empresa internacional las utilidades van a ir a caer al país de donde es esa empresa y es distinto si lo construimos nosotros los nicaragüenses, la voluntad debe ser que lo construyamos nosotros para que esa plata quede aquí, se reinvierta y se genere más trabajo”, aseveró Meléndez.

El actual Estadio Nacional Dennis Martínez fue inaugurado en 1948. Este año los representantes de la Cámara Nacional de Construcción estiman un crecimiento del 20%, por la ejecución de una serie de proyectos hospitalarios, la planta eléctrica Tumarín y otras obras.

El nuevo estadio tendrá una inversión de 35 millones de dólares y estará concluido en el 2017, año que Nicaragua organizará los Juegos Centroamericanos.