El curso tuvo duración de 40 horas clases, teniendo como principal objetivo el dar a conocer las estrategias de investigación judicial, el control de personas peligrosas y la intervención de las autoridades policiales en ambientes hostiles.

A este curso forma parte de la política común de los gobiernos centroamericanos, de dotar de nuevos conocimientos a las fuerzas públicas, en el afán de disminuir los niveles de criminalidad en cada país, en el caso de Nicaragua fortalecer la seguridad ciudadana que goza la población.

“Durante la ejecución del curso, el proceso de aprendizaje fue eminentemente práctico, simulando situaciones de orden público y de amenazas a las personas, fortaleciendo la capacidad de reacción e intervención policial, dirigida a los países centroamericanos”, explicó el Comisionado Mayor Javier Dávila Rueda, Director de la Academia Policial  Walter Mendoza, centro que impartió el curso con el auspicio de la Embajada de Francia.

El curso fue recibido por oficiales de Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

El embajador de Francia Antoine Joly, en  nombre de su gobierno, expresó el respaldo para continuar fortaleciendo las capacidades y técnicas policiales, como forma de ayudar a reducir la violencia. Joly aprovechó para felicitar a la Policía Nacional por el destacado trabajo que realiza en contra del narcotráfico.

Dávila comentó que estos nuevos conocimientos serán transmitidos a otros oficiales de las diversas direcciones de Seguridad Pública a nivel nacional, para garantizar el fortalecimiento de la tranquilidad en las comunidades, barrios, municipios y departamentos.

“Fue muy provechoso porque el curso vino a reforzar un poco más la labor policial que estamos realizando, para ponerlo en práctica en los casos que se vinculen al crimen organizado y de esa manera darle mayor seguridad a nuestro país”, comentó la Suboficial Mayor María Auxiliadora Torres que labora en la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional en Nicaragua.

Agregó que Nicaragua sigue siendo segura y eso es una ventaja en comparación a las otras naciones del istmo centroamericano.

“A Honduras nos viene  ayudar mucho, porque las técnicas que ellos nos enseñaron son muy buenas, algunas no son practicadas en nuestro país y vamos en lo que sea posible compartirla con nuestros compañeros, subalternos y superiores”, opinó Jimmy Zavala, oficial policial hondureño.

Concluyó diciendo que estos conocimientos permitirán reducir los niveles de criminalidad en Centroamericana y particularmente  en su país, una de las naciones con las tasas más altas de homicidios y asesinatos. Este curso fue inaugurado hace una semana por la Primer Comisionado Aminta Granera Sacasa, Directora de la Policía Nacional.