La familia de la rehén estadounidense Kayla Mueller, en manos de yuhadistas del Estado Islámico (EI), y el gobierno federal, confirmaron el martes su muerte.

La Administración del Presidente Barack Obama confirmó el fallecimiento de la cooperante estadounidense Kayla, el poder del EI, después de que el pasado viernes el grupo terrorista anunció que habría muerto en los bombardeos en un ataque de la Fuerza Aérea jordana.

"Con profunda tristeza hemos conocido la muerte de Kayla Jean Mueller", indicó la oficina del portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en un breve comunicado.

La nota de la Casa Blanca no precisa detalles sobre su muerte ni las circunstancias, y evita corroborar si Mueller falleció por los bombardeos jordanos, tal y como señaló el EI.

El pasado 6 de febrero el grupo radical EI aseguró que la rehén estadounidense de 26 años, que permanecía bajo su custodia, había fallecido en un ataque aéreo llevado a cabo por la Fuerza Aérea jordana, según informó Site Intelligence, una organización de Estados Unidos que vigila mensajes yihadistas.

Los primeros reportes indicaron que el edificio en el que se encontraba Mueller, una trabajadora humanitaria en la zona fronteriza entre Turquía y Siria, fue había sido destruido en un bombardeo en la ciudad siria de Raqa, feudo del Estado Islámico.

El nombre de Mueller, una cooperante humanitaria originaria del estado de Arizona, había sido mantenido en secreto por el gobierno estadounidense mientras se negociaba discretamente su liberación.

"El fallido ataque aéreo jordano mató hoy a una rehén estadounidense. Los aviones de los cruzados criminales de la coalición bombardearon una zona en las afueras de la ciudad de Al Raqa hoy al mediodía, a la hora del rezo del viernes", explicó la semana pasada la cuenta de Twitter asociada con el EI.

Mueller era muembro de la ONG Support to Life y trabajaba con voluntarios españoles de Médicos Sin Fronteras. Había sido secuestrada por el EI en agosto de 2013.

La familia de la joven cooperante había recibido pruebas de vida y demandas por correo electrónico para que pagaran varios millones de dólares por su liberación.

Jordania, que participa junto con Estados Unidos en la coalición internacional contra los yihadistas suníes del EI, ha intensificado sus ataques aéreos contra posiciones de la milicia extremista tras confirmarse esta semana el asesinato del piloto jordano Muaz Kasasbeh a manos de los fundamentalistas.

Kasasbeh fue quemado vivo.

El congresista demócrata por Arizona, Rubén Gallego, lamentó la muerte de Mueller y dijo que “Kayla era una joven amable y compasiva que dedicó su vida a ayudar a las personas necesitadas en Arizona y en todo el mundo”.

“Ella era un rayo de luz y esperanza para quienes la conocían”, agregó en una nota de prensa. “Aunque Kayla ya no está con nosotros, dejó una marca en este mundo con su ejemplo de servicio, de amor y de una fe viva”.

“Mientras lloramos la muerte de Kayla fortalecemos nuestro compromiso de luchar contra ISIS y que los responsables de su muerte sean llevados ante la justicia”, añadió.