Desde las 3:00 de la tarde de éste sábado 7 de febrero, la Sorbetería “La Hormiga de Oro”, ubicada en el Parque del Alba, en la Avenida de Bolívar a Chávez, abrió sus puertas al público para deleitar con sus variados sabores de sorbetes y batidos al pueblo nicaragüense.

En su día inaugural, las familias nicaragüenses se desbordaron para saciar sus deseos de degustar un riquísimo sorbete, mientras otros llegaron hasta este nuevo sitio de recreación familiar, instalado por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (Mefcca), en búsqueda de evocar recuerdos de uno de los sitios de referencia de la Vieja Managua.

Lucía Silva, responsable de la sorbetería, al relatar la historia del sitio, señala que “era un lugar donde muchos niños en ese entonces disfrutaban de helados, sorbetes, de esas cosas que les gustan tanto a los niños, y ahora hemos decidido retomar ese concepto, revivirlo y hoy estamos abriendo ‘La Hormiga de Oro’ nuevamente. Es algo dedicado a la niñez, a la adolescencia, a la familia, (porque) nosotros lo que queremos es eso, que las familias se reúnan, que puedan tener un buen momento, que puedan gozar de nuestras instalaciones que las hemos acondicionado precisamente para ellos y que puedan probar todo lo que nosotros estamos ofreciendo”.

Marcia Vallecillo aunque era muy joven cuando desapareció la primera “Hormiga de Oro”, todavía conserva el vago recuerdo de cuando solía visitar junto a su mamá y sus hermanos ese sitio para disfrutar de un sabrosísimo helado.

“Es un lugar que ya nos hacía falta, la iniciativa del gobierno está excelente, pienso que lugares así como éste son muy importantes para que la familia venga a compartir un rato juntos, a comerse un helado juntos, así como ir a la Casona del Café a tomarse un café, estos lugares son muy buenos, donde podemos disfrutar incluso de alimentos sanos como las frutas”, expresó Vallecillo.

Don Manuel Chávez Mendoza también recuerda la antigua sorbetería, lugar que visitaba con frecuencia junto a su actual esposa en los momentos que la andaba cortejando, y hoy que la nueva “Hormiga de Oro” abrió sus puertas, la visita acompañado de su esposa, para recordar ese viejo sitio que tiene un gran significado en su relación y juventud.

“Esa era una sorbetería famosa a la que llegaba uno en la tarde, o llegaba a comer algo ligero o a comer sorbete (…) era un sitio famoso, llegaban chavalos, jóvenes, además que habían oficinas cercanas, era una zona comercial, entonces siempre había gente, casualmente nosotros venimos porque iba con mi esposa ahí, cuando vimos el anuncio de que abrirían la Hormiga de Oro nos dijimos que vendríamos a conocerlo y ahora venimos con los nietos”, recuerda Chávez.

Variada oferta y precios bajos

Tal como solía existir antes del terremoto, la Sorbetería hoy trae una variedad de esos helados que ofrecía a los nicaragüenses de la vieja Managua, pero también ha agregado a su menú algunos sabores modernos como los granizados, batidos y frutas.

“Nosotros queremos rescatar lo de antes, pero también hacer una mezcla con las nuevas tendencias en helados, en sabores, en todo eso, entonces, sí estamos ofreciendo el helado que todo mundo conoce, los sorbetes, pero también estamos ofreciendo batidos, granizados, una variedad de fruta, vos podés incluso hacer tu propia combinación (de sabores) y la verdad es que la amplia gama de colores y sabores en la ‘Hormiga de Oro’ es increíble”, declaró Lucía Silva.

Como parte de la oferta tradicional de la sorbetería, la nueva Hormiga de Oro también ofrecerá a las familias nicaragüenses el famoso “Ladrillo”, un helado sólido de tres sabores que comenzará a elaborarse desde este domingo 8 de febrero, según afirman los encargados.

Silva destacó que uno de los principales elementos de esta sorbetería capitalina es que sus precios son sumamente accesibles al público nicaragüense.

“Nosotros estamos tratando de promover nuestros productos, estamos tratando de llamar a las familias nicaragüenses, pero que no se vayan a limitar pensando que los precios de los productos son muy altos, al contrario, pueden tener mucha diversión y pasar un rato muy ameno a un precio accesible”, añadió Lucía.

Cabe señalar que la “Hormiga de Oro” atiende los días sábado y domingo, en horario de 11:00 de la mañana a 7:00 de la noche, y sus precios van desde los C$5.00 córdobas, en el caso de los sorbetes, hasta C$30.00 córdobas los batidos acompañados de leche.

“Primeramente le damos gracias al Señor que le ha dado ésta idea al Presidente y a su esposa que se preocupan por la niñez, ellos han tenido eso de preocuparse y darle espacios a la niñez y esta sorbetería es un buen lugar para la recreación de los niños, de las nuevas generaciones, sobretodo porque los precios están favorables, al alcance de nuestros bolsillos”, dijo Irene Jarquín.

Jóvenes también disfrutan de parque de deportes extremos

Paralelo a la inauguración de la sorbetería, el Gobierno Sandinista también abrió las puertas del Skatepark, un sitio para que los jóvenes desarrollen sus habilidades en los deportes extremos.

“Tenemos una pista de Skateboard y esto ha venido a reactivar la zona y ha venido a ser una opción para la juventud nicaragüense, que se venga a recrear, que venga a pasar un fin de semana agradable y estar alejado de cualquier vicio y cualquier cosa que les pueda afectar”, indicó la responsable de la Hormiga de Oro.

El patinador, Carlos Guillen, aseguró que esta iniciativa del Gobierno de crearles un espacio a los jóvenes que disfrutan de estos deportes es muy buena para promover en ellos que se practiquen más ejercicios y se alejen de las drogas y otros vicios que los podrían corromper.

“Es algo grandioso que estén apoyando nuestro deporte porque nos van a reconocer a nivel mundial, es poco el skateboard que se mira en Nicaragua y gracias al Gobierno se está mejorando y promoviendo, y nosotros estamos muy entusiasmados con este parque”, señaló Brando García.

A continuación, fotografía de la antigua Hormiga de Oro, en la calle Momotombo, tomada por Nicolas Lopez Maltez: