En el marco de la jornada de conmemoración de los 100 años del tránsito a la inmortalidad del poeta Rubén Darío, el Movimiento Cultural Leonel Rugama (MCLR) efectuó un festival cultural en el que jóvenes y niños poetas declamaron obras del insigne representante de nuestra poesía, así mismo la orquesta infantil del Teatro Nacional Rubén Darío y la Orquesta de la Alcaldía Municipal deleitaron a los asistentes con sus melodías.

Las obras del Príncipe de las Letras Castellanas han sido motivo de inspiración para todos los nicaragüenses, tomando en cuenta que es el máximo representante del Modernismo Literario, razón que llena de orgullo a las generaciones actuales, que hoy rinden homenaje al bardo.

“Todos los nicaragüenses nos sentimos orgullosos de Rubén Darío, su obra es un estandarte para cada uno de nosotros, nos hemos apegado a su legado, por ello estamos trabajando en el rescate de sus obras, de tal manera que cada día Rubén esté presente. Cada una de las obras de nuestro poeta son motivo de inspiración, por ello estamos promoviéndolas para que las generaciones venideras conozcan de él y lo aprecien”, destacó Félix Guzmán miembro del MCLR.

“Para los jóvenes, Darío es importante porque nos legó mucho talento y arte en cada uno de sus escritos, por tal razón nos sentimos agradecidos con uno de nuestros más insignes personajes y es por eso que le rendimos homenaje a sus creaciones”, dijo Daniela Bone.

Los asistentes al evento manifestaron que actividades como la efectuada en el Monumento a Rubén Darío, garantizan la permanencia de las obras y vida del poeta en cada uno de los nicaragüenses, a su vez afirmaron que el trabajo que desarrolla la juventud en cuanto al rescate y promoción de sus obras, es fundamental para el fortalecimiento de nuestra cultura.

“Es importante que la juventud desarrolle este tipo de actividades en las que se promueve el arte, siendo un buen ejemplo para los niños y el resto de jóvenes que aún no conocen a profundidad la obra de nuestro poeta. Los nicaragüenses llevamos a Darío en la sangre, una razón más para promoverlo en nuestras futuras generaciones y lograr que hayan poetas destacados como él” expresó Elizabeth Rodríguez.

“Considero que con este tipo de actividades estamos cultivando en la juventud y en la niñez el legado que nos dejo Darío, el cual ha sido reconocido a nivel internacional, es importante que hoy la juventud rescate las obras del poeta y cada día a través de la lectura se continúe cosechando esa semilla de amor por la poesía” concluyó Carlos Sevilla.