En el marco del 80 aniversario de los lazos de amistad y cooperación entre la República de Japón y Nicaragua, se realizó el Segundo Festival Amistad Japón – Nicaragua, en el que la nación Asiática compartió con el pueblo parte de su cultura y las prácticas que realizan, muchas de ellas enfocadas en la preservación y cuido del medio ambiente, así como las prácticas de medicina alternativa, música y artes gráficas.

Durante el festival, el embajador de Japón en Nicaragua señor Masaharu Sato, destacó que a lo largo de estos años, ambas naciones han trabajado de la mano en el desarrollo de proyectos importantes para nuestro país, favoreciendo en gran manera al pueblo nicaragüense.

“Estos 80 años tienen un gran significado porque es un largo periodo de amistad, Japón ha brindado mucha asistencia a Nicaragua, siempre las relaciones de amistad son importantes y nosotros continuaremos ayudando a Nicaragua y hacer grandes esfuerzos para todos” afirmó.

Así mismo, el compañero Roger Arteaga, Presidente de la Asociación de Amigos de Japón, se refirió a la importancia que tiene para el pueblo de Nicaragua contar con gobiernos amigos como Japón, tomando en cuenta que siempre ha brindado su mano solidaria ante las grandes dificultades de nuestro país.

“Hoy celebramos 80 años de amistad entre Japón y Nicaragua, tiempo de mucha enseñanza, ayuda y generosidad, prueba de ello es la construcción del puente Santa Fe, permitiendo un tráfico fluido y han trabajado en el desarrollo de proyectos de infraestructura, agricultura y asistencia técnica, es por ello que estamos agradecidos con el apoyo brindado durante todo este tiempo” destacó.

De igual manera, los asistentes al festival aseguran que la cultura japonesa es enriquecedora, debido a la disciplina con la que cuentan y a la variedad de prácticas que realizan, las cuales comparten con otros países como el nuestro.

“Es la primera vez que asisto a un evento como este y he aprendido mucho porque tienen una cultura muy bonita e interesante, su música y las artes que practican, son un país ejemplo para todos los jóvenes” expresó Osman Selva.

“Mi interés por la cultura japonesa nace de las prácticas realizadas por uno de mis tíos, pasos que he seguido a pesar de ser un arte que requiere de mucha disciplina. Considero que la amistad entre las dos naciones nos permite sobre todo a los jóvenes conocer más a fondo de ellos” concluyó Alejandro Mendoza.