El grupo radical Estado Islámico (EI) aseguró que la rehén estadounidense de 26 años, Kayla Jean Mueller, falleció a causa de un ataque de la Fuerza Aérea jordana; sin embargo, el gobierno norteamericano aún no ha confirmado la versión.

Los extremistas afirman que el edificio donde se encontraba la joven, trabajadora humanitaria en manos del ISIS en la frontera entre Turquía y Siria, fue destruido en un bombardeo en la ciudad siria de Raqa, sede del EI.

En el mensaje, el EI reveló el nombre de la cooperante, originaria del estado de Arizona, algo que el Gobierno estadounidense había intentado mantener en secreto mientras se negociaba discretamente su liberación.

"El fallido ataque aéreo jordano mató a una rehén estadounidense. Los aviones de los cruzados criminales de la coalición bombardearon una zona en las afueras de la ciudad de Al Raqa hoy al mediodía, a la hora del rezo del viernes", explicó la cuenta de Twitter asociada con el EI.

Además, según indicaron, los bombardeos prosiguieron durante una hora y confirmaron que "la prisionera estadounidense murió por fuego de un misil lanzado contra el lugar".

"Ella es Kayla Jean Mueller", apuntaron los radicales, que no mostraron prueba alguna del fallecimiento de la joven.

La Administración del presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo estar revisando y evaluando los indicios para determinar la veracidad de las afirmaciones de los yihadistas, pero aún no ha emitido ningún comunicado al respecto.

"Nosotros ahora mismo no tenemos ninguna prueba para corroborar las afirmaciones del EI, pero obviamente vamos a seguir revisando la información de la que disponemos. Tenemos una política con respecto a los rehenes en todo el mundo. No hacemos concesiones a terroristas y secuestradores", dijo la asesora principal de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice.

Los radicales enseñaron varias instantáneas de algunas de sus sedes atacadas en Al Raqa y el edificio destruido donde -según ellos- falleció la rehén.

Las fotografías van acompañadas de datos de contactos de la fallecida como su dirección en Estados Unidos, su correo electrónico o su número de teléfono.

La atribución de la muerte de la cooperante estadounidense a las fuerzas jordanas ha tenido lugar horas después de que Jordania anunciara represalias contra los yihadistas por la cruel muerte de su piloto Muaz Kasasbeh.

De confirmarse la muerte de Mueller, ésta sería el cuarto ciudadano estadounidense en perder la vida durante el conflicto abierto entre Occidente y los extremistas islámicos.

Mueller, miembro de la ONG "Support to Life", trabajaba con voluntarios españoles de Médicos Sin Fronteras en la zona fronteriza entre Turquía y Siria cuando fue secuestrada en agosto de 2013.