La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reporta un brote de Sarampión en 14 estados de los EEUU, un reporte bastante preocupante para las autoridades de salud, tomando en cuenta que desde hace más de veinte años dicha enfermedad era considerada como controlada, es por ello que las autoridades destacan que la prevención es oportuna en situaciones como éstas.

La doctora Socorro Gross, representante de la OPS en Nicaragua, destacó que nuestro país cuenta con un modelo de salud preventiva bastante eficaz, tomando en cuenta que se han desarrollado intensas jornadas de vacunación para evitar brotes de esta enfermedad.

“Tenemos una alerta sanitaria con un brote de Sarampión en Estados Unidos, la mayoría de los casos en personas mayores de 20 años, lo cual significa que no han tenido una vacunación adecuada y la otra en menores de un año, sin embargo Nicaragua ha estado reforzando sus coberturas de vacunación lo cual es alentador para la población”, afirmó.

Gross subrayó que tanto las autoridades de salud, así como la población, deben de desarrollar medidas de seguridad, sobre todo cerciorarse si en las familias todos cuentan con su vacuna contra el Sarampión, tomando en cuenta que una vez aplicada, puede marcar la diferencia.

“Todos deben estar vacunados contra el Sarampión, especialmente los niños, sabemos que el gobierno hace un gran esfuerzo a través de su modelo de atención familiar y comunitario; por nuestra parte, hacemos un llamado a la población a estar con su esquema de vacunas completa y la de sus hijos porque el Sarampión es una enfermedad bastante peligrosa y no queremos que nuestra América reporte un brote de este tipo”, afirmó.

“Con la cobertura de vacunación que existe en Nicaragua se puede controlar esta situación sumando la participación de la población, es necesario que se continúe con el desarrollo del sistema de vigilancia a pesar de que el Sarampión no es algo nuevo en la región, sin embargo debemos estar alertas”, concluyó.