En Estados Unidos , la cadena de productos electrónicos RadioShack se acogió al capítulo 11 de protección por bancarrota y venderá más de 2.400 tiendas, tras registrar años de pérdidas y haber bajado en bolsa sus acciones un 99 % desde 2010.

La Comisión del Mercado de Valores (SEC) había suspendido la cotización en bolsa de la compañía el lunes y el jueves 06 se hizo oficial la petición de acogerse a la bancarrota de la compañía en un tribunal de Wilmington (Delaware).

RadioShack, con sede en Fort Worth (Texas) y creada hace 94 años, en noviembre pasado tenía unos activos de 1.200 millones y unas deudas de 1.300. A partir de ahora comenzará un plan de recolocación de algunos de sus 4.000 establecimientos a través de dos de sus mayores accionistas, Sprint y General Wireless.

Mientras se espera a que el tribunal estudie y apruebe el caso de bancarrota, Sprint anunció en un comunicado que existe un principio de acuerdo para la expansión de su marca al tomar aproximadamente 1.750 de las tiendas de RadioShack.

El plan de Sprint, que actualmente dispone de 1.100 locales de venta de su nombre, es disfrutar de la buena situación de las tiendas de la que fuera la más popular de las cadenas de venta de electrónica. En algunos de los locales, que seguirán llevando el nombre de RadioShack, Sprint tendrá su propia sección, que ocupará un tercio de la tienda.