Durante los últimos meses, el petróleo ha experimentado una baja drástica en su precio, a tal punto que actualmente se cotiza en el mercado internacional a aproximadamente US$49.00 el barril, lo que ha tenido su impacto en el valor de los combustibles para los consumidores en Nicaragua, registrando una reducción de casi US$1.38 dólar.

Jaime Batlle, gerente país de Puma Energy en Nicaragua, afirmó que el precio del crudo no necesariamente es el mismo que cuando se habla de los productos que se venden en las gasolineras, un producto refinado.

“Si vemos los precios del combustible en el 2014, el pico que tuvo y lo que vale en estos momentos, los hidrocarburos han bajado como 1.38-1.40 dólar. Si nosotros vamos a las gasolineras de Managua y vemos el precio que teníamos en junio de 2014, que fueron los precios más altos que hemos visto y vemos el precio de ahora, el combustible ha bajado 1.38 dólar o un poquito más, así que la baja de combustibles internacionales sí se está viendo en los precios de las bombas en Managua”, detalló el ejecutivo de Puma Energy.

Según Batlle, aunque la baja en el precio de los combustibles ha sido significativa para los consumidores, éste no reduce su precio en el mismo porcentaje que lo hace el crudo, dado que el petróleo es solo la materia prima para la producción de los combustibles, proceso de producción que también incluye otros elementos que mantienen sus costos a pesar de la baja del hidrocarburo.

“El proceso de elaboración de combustibles como la gasolina tiene un costo, el que está incorporado en los precios internacionales, y por eso decimos que no podemos decir lo que vale el diésel basado en lo que vale el crudo, (porque) el crudo es la materia prima, hay costos adicionales fijos, como el transporte, el (paso por el) Canal de Panamá, el mismo proceso en sí, precio que no baja aunque bajen los combustibles en el mercado internacional […] entonces no podemos decir que baja el mismo porcentaje que va a bajar la materia prima, pero si vemos lo que baja en dólares por galón de la materia prima, el producto final debería de representar esa baja y eso lo vemos en Nicaragua”, declaró.

Batlle refirió que la producción de combustibles, más allá del crudo, mantiene algunos precios que son fijos como el mismo proceso que requiere de personal técnico, personal operativo, personal de mantenimiento, repuestos y equipos, por lo cual su precio no baja al mismo nivel del petróleo.

“Son dos mercados diferentes, uno es para el crudo que lo afecta más que todo lo geopolítico y las producciones en los países productores, y en el mercado internacional para los productos terminados se mueve de diferente manera. A la larga si los hidrocarburos suben, suben los productos terminados pero en el día a día no se mueven con la misma sintonía”, indicó el gerente de Puma Energy.

Jaime Batlle aseguró que el establecimiento del precio de los combustibles en Nicaragua está basado en el promedio semanal de los precios internacionales, mismos que quedan establecidos el día domingo de cada semana, tomando como referencia el precio de la semana anterior.

“Mucha gente dice que el crudo baja pero la gasolina no, recordemos que para poner el precio nosotros ocupamos el promedio de precio de la semana anterior, entonces mucha gente dice: ‘hoy bajó el crudo pero subió la gasolina’; estamos hablando que del precio del crudo hoy versus el promedio de la gasolina en el mercado internacional que es la base para poner los precios durante la semana y a largo plazo los hidrocarburos se mueven en la misma dirección, el crudo y los productos terminados, pero en el día a día puede subir el crudo y puede bajar la gasolina o viceversa, puede subir la gasolina y el crudo puede bajar”, señaló.