La comunidad católica de nuestro país festejó con una solemne eucaristía el nombramiento en la calidad de mártir a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, de El Salvador, acontecimiento que fuese dado a conocer por el Papa Francisco. Dicho nombramiento se basa en las acciones de defensa que efectuó Romero a favor del pueblo salvadoreño, lo cual hizo del religioso un ejemplo para miles de centroamericanos.

Durante la homilía efectuada en la capilla ubicada en la Universidad Centroamericana (UCA) y oficiada por el sacerdote Ignacio Lange, se recordó la valentía del líder religioso al momento de denunciar en sus actos religiosos la represión militar y abusos a los que eran sometidos los salvadoreños, así mismo, recordaron la humildad y el amor al prójimo que siempre caracterizó a Romero.

“Monseñor Romero nos invitaba a estar en gracia, nos invita también a que abramos nuestros sentidos, ver, escuchar, tocar y descubrir con los ojos de Dios la realidad, que fue lo que él hizo, por medio de la gracia de Dios fue capaz de ver e interpretar su realidad desde los ojos mismos del creador, de sentir con las entrañas del padre y conmoverse con el dolor y el sufrimiento y ser una voz ante el silencio” manifestó Lange.

Así mismo, el religioso destacó que el Mártir Romero es un digno ejemplo para los jóvenes y la sociedad en general, ya que su amor hacia el prójimo lo llevó a perder la vida así como sucedió con Jesucristo al morir en la cruz del calvario por la salvación del mundo.

“La vida es un misterio y asumirla es hacerlo como un don gratuito y generoso, asumir la vida significa ser capaces inclusive de dar la nuestra por los otros, el ejemplo mayor es Jesús, dar la vida en la cruz y como lo hizo Romero y tantos hombres y mujeres que en esta tierra nicaragüense también han dado la vida por un país distinto porque cuando se entrega la vida por amor, se descubre que ni la muerte, ni el odio, ni el poder del mundo pueden callar la verdad” concluyó el religioso.