El papa Francisco se convertirá el próximo 24 de septiembre en el primer pontífice en hablar ante el Congreso de Estados Unidos en una sesión conjunta de sus dos cámaras, un privilegio reservado hasta ahora a líderes extranjeros y monarcas.

De este modo, el papa Francisco se unirá a la lista de mandatarios extranjeros que han dado discursos en una sesión conjunta del Congreso, entre los que se encuentran el ex presidente mexicano Felipe Calderón, la canciller Angela Merkel, el ex presidente español José María Aznar, el ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela, la reina británica Isabel II y el rey Juan Carlos I de España, resaltó DPA.

"Será una visita histórica y estamos muy agradecidos de que su santidad haya aceptado nuestra invitación", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, que es católico.

El presidente de la Cámara de Representantes envió la invitación a la Santa Sede en marzo de 2014, coincidiendo con el primer anivesario de la elección de un latinoamericano como jefe de la Iglesia católica.

"En tiempos de agitación global, el mensaje del Santo Padre de compasión y dignidad humana ha emocionado a personas de todas las creencias y orígenes. Sus enseñanzas, oraciones y su propio ejemplo nos recuerdan las bendiciones de las cosas sencillas y nuestras obligaciones con el prójimo", dijo a través de un comunicado Boehner, quien espera ofrecer al papa "una calurosa bienvenida" en el Capitolio.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se mostró entusiamada por la visita del papa Francisco y destacó que es "el primer pontífice nacido en las Américas".

"El Papa Francisco ha renovado la fe de los católicos en todo el mundo y ha inspirado a una nueva generación de personas, sin importar su afiliación relgiosa, a ser instrumentos de la paz", dijo Pelosi, que al igual que Boehner es católica.

Pelosi aseguró que "en el espíritu del nombre de San Francisco de Asís, el mensaje universal de amor y compasión del papa Francisco inspira a millones de personas en el mundo".

El anuncio de la visita del Santo Padre al Congreso se produce en un momento en el que los congresistas debaten la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba.

El máximo representante de la iglesia católica tuvo un papel mediador en las negociaciones secretas que alumbraron el acuerdo histórico de diciembre entre Washington y La Habana para reanudar relaciones bilaterales después de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico. Cuba liberó al cooperante estadounidense Alan Gross y a 53 disidentes políticos y ambos gobiernos hicieron un intercambio de prisioneros.

La visita del papa a Washington se enmarca dentro de una gira más amplia que realizará Francisco por Estados Unidos en septiembre. También está previsto que se reúna con el presidente Barack Obama.

Además de Washington, el pontífice visitará Filadelfia con motivo del Encuentro Mundial de la Familia y Nueva York, donde hablará ante la Asamblea General en Naciones Unidas.

Esta será la primera vez que se celebre en Estados Unidos el Encuentro Mundial de las Familias. La elección de Filadelfia se produjo en febrero de 2013, antes de que el argentino Jorge Mario Bergoglio fuera elegido papa. El último pontífice que visitó Filadelphia fue Juan Pablo II en 1979.