"Estamos al 100 por ciento con la presidenta Cristina Fernández, la apoyamos a ella y a su pueblo y le pedimos a Dios que está situación sea resuelta justamente y en paz", expresó D'Escoto este jueves en entrevista exclusiva con teleSUR.

Asimismo, enfatizó que el asunto de las Malvinas "ni siquiera es para discutir, porque es un hecho generado por acciones ilegales como una agresión que no pueden ser legalizadas (...) El primer ministro (británico) David Cameron es un ministro claramente de corte colonialista, y su país se conduce al margen del derecho, el derecho para ellos es la fuerza y así se apoderaron de las Malvinas, usando la guerra".

Las Islas Malvinas "fueron tomadas por la fuerza, ellos (Reino Unido) creen en la fuerza", agregó.

Recordó que desde la Guerra de las Malvinas, en 1982, Argentina "siempre ha estado defendiendo su soberanía, así que nadie puede negar que Inglaterra ha tenido una posición incontestada, siempre fue contestada".

Señaló que "los países se han mantenido firmes en defensa de las Malvinas, un territorio que forma parte de la patria grande y de Argentina (...) En la Cumbre de las Américas (celebrada el pasado 14 y 15 de abril en Cartagena, Colombia) 32 países apoyaron la soberanía de Argentina sobre las Malvinas".  

D'Escoto informó que ha presentado una propuesta para la reivindicación de la ONU y "hay una parte que se refiere a las Malvinas, en la que dice que todos los Estados miembros deberán acelerar los procesos de descolonización en particular las Malvinas".

Este 14 de junio, la presidenta Cristina Fernández reclamará ante el Comité de Descolonización de la ONU los derechos de soberanía de su país en las Islas Malvinas. La mandataria se convertirá en el primer jefe de Estado en participar en las sesiones de este organismo, algo que suelen hacer diplomáticos o los Ministros de Exteriores.

Argentina lleva años tratando de resolver esta situación en organismos internacionales como la ONU, que insta a reanudar “cuanto antes las negociaciones, a fin de encontrar a la mayor brevedad posible, una solución pacífica y definitiva a esta prolongada disputa”.

La posesión de las Malvinas, en el océano Atlántico sur, a 400 millas marinas de las costas argentinas, está en litigio desde 1832, cuando Reino Unido las ocupó. Desde 1965, Naciones Unidas han considerado a las Malvinas como un enclave colonial en territorio argentino y la disputa de soberanía fue motivo de guerra entre ambos países en 1982, que dejó 649 militares argentinos muertos, 255 británicos y tres civiles isleños.

El representante permanente de Bolivia ante las Naciones Unidas, Rafael Archondo, por su parte expresó este jueves en entrevista con teleSUR que el Gobierno boliviano "está del lado de Argentina" por la reinvidicación de la soberanía de las Malvinas.

Consideró que es "indispensable que el colonialismo termine (...) Esperamos que el conflicto se resuelva por medios pacíficos como se debe proceder".