Un equipo internacional de especialistas ha descubierto la ausencia más grande de evolución conocida por la ciencia, informó hoy un estudio divulgado en la revista científica Amazing.

La investigación asegura que un tipo de microorganismo de las profundidades marinas no ha sufrido ningún cambio evolutivo en más de 2.000 millones de años, casi la mitad de la historia de la Tierra.

El equipo examinó vestigios de colonias de bacterias del azufre de hace 1.800 millones de años, que se han conservado en rocas de las aguas costeras de Australia occidental.

Los científicos han determinado que esas bacterias eran iguales a las de la misma región, pero de hace 2.300 millones de años, y que las bacterias de ambos grupos antiguos eran iguales a las bacterias del azufre modernas que habitan en el lodo del fondo marino frente a la costa de Chile.

Aunque constituye un hecho insólito el catedrático de la Universidad de California J. William Schopf y los profesores de la Universidad de Concepción, en Chile, Victor A. Gallardo y Carola Espinoza, autores del estudio, no creen que contradiga el concepto de la evolución introducido por Charles Darwin.