Poco a poco se empieza a calentar la temporada de verano, y ya son muchas las familias que los fines de semana deciden dejar el ruido de Managua para ir a pasar un rato ameno en los balnearios aledaños a la capital.

Este domingo varios padres de familia aprovecharon el día libre y desde tempranas horas de la mañana llegaron con sus hijos a la Laguna de Xiloá dispuestos a disfrutar en paz y tranquilidad de uno de los centros turísticos predilectos para veranear.

“Vengo con mis hijas, mi marido y mi madre, y la estamos pasando bien, tranquilos, gracias a Dios. Estamos aprovechando este fin de semana antes de que los chavalos entren a clases”, explicó Xiomara Castillo.

Los padres están conscientes de que al viajar a los balnearios deben tener cuidado de que los niños no se sumerjan en lo más hondo como tampoco que entren al agua inmediatamente después de comer.

“Siempre es bueno que la familia esté pendiente de los más pequeños”, dijo Rosa Argentina Martínez, habitante de Ciudad Sandino.

Si bien la Cruz Roja Nicaragüense solo resguarda los balnearios durante las temporadas altas, este domingo algunos miembros de esta institución de socorro estuvieron presentes en Xiloá como parte de los ejercicios prácticos de cara a lo que será la Semana Santa.

El cruzrojista Julio Cuadra orientó a las familias no exceder el límite de playa, tener mucha precaución con los niños y no ingresar en estado de ebriedad a las aguas, pues hacer caso omiso a estas recomendaciones puede resultar en una desgracia.