El Cardenal Miguel Obando y Bravo es un testimonio vivo de la Paz y del Amor de Dios. En el 89 aniversario natal, colaboradores cercanos y amigos destacan su trayectoria consagrada a conducir al pueblo de Dios hacia la Paz, el Amor y la Reconciliación.

"Testimonio vivo del amor porque en el se han sintetizado los mandamientos de Amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo", señala el Padre Neguib Eslaquit.

"Testimonio de la Paz de Dios porque ha sido como la luz que está en lo alto iluminando a todo nuestro pueblo nicaragüense en los diversos contextos de la historia", agrega Eslaquit.

En diferentes momentos de la historia de Nicaragua el Cardenal Miguel estuvo presente acompañando al pueblo de Dios en la búsqueda de la paz y el consuelo.

"Lo vimos en el terremoto del 72 auxiliando, consolando, llevando el amor, la ternura, el consuelo de Nuestro Señor Jesucristo a personas afectadas. Luego lo vemos en el 74 en la toma de la casa de Chema Castillo, donde él fue un instrumento valioso para que se perdiera la menor cantidad de vidas humanas. En el 78 lo vemos en la toma del Palacio Nacional, cuando fue garante para que las personas que estaban ahí fuesen liberadas y se iniciará un proceso que hoy lo estamos consolidando en nuevos tiempos donde él sigue siendo una luz, porque su misión ha sido la Unidad, la Paz, la Reconciliación y el Amor", recordó el Padre Eslaquit.

Para los nicaragüenses, el Cardenal Miguel continúa siendo garante para que nos sigamos uniendo y continúa mostrándonos el camino que debemos de seguir que es el camino de la Reconciliación, el camino de la paz, de la no violencia y apoyando tantas cosas bellas que vienen de Dios y que estamos viviendo, como son las restituciones de derechos y todos los proyectos grandes que tiene Nicaragua para seguir ir adelante, afirma Eslaquit.

Por su parte, Monseñor Bismark Carballo, expresa que al Cardenal Miguel hay que reconocerlo porque él viene de la espiritualidad de Don Bosco.

"Dentro del espíritu salesiano se caracteriza por ser un hombre que está a favor de los más vulnerables, de la niñez, y a favor de la promoción de la educación".

"El Cardenal Obando aparece como un Salesiano a quien la Iglesia lo llama a prestar el servicio dentro del Ministerio Episcopal. Él ha realizado una gran labor a la Iglesia en Nicaragua, en Centroamérica y a la Iglesia universal", asegura Carballo.

Monseñor Carballo también recuerda que el Cardenal Miguel Obando fue muy cercano a San Juan Pablo II. "Dios los ha juntado. Fue una amistad personal que el Papa distinguía invitándolo a comer o a cenar en sus propios apartamentos", comentó.