La dirección nacional de la policía japonesa informó hoy que investigará la muerte a manos de la agrupación radical Estado Islámico (EI) de los rehenes nipones Kenji Goto y Haruna Yukawa.

Ordenamos a organismos de seguridad de las prefecturas de Tokio y Chiba que indaguen de forma conjunta sobre ambos casos, indicó un comunicado policial.

El mandato se impone a escasas horas de que Japón confirmara la decapitación por el EI del plagiado periodista Goto, quien aparece degollado en un vídeo difundido por el grupo terrorista.

Con anterioridad, el 24 de enero pasado los radicales islámicos mostraron un vídeo con un mensaje de audio en el que afirmaban que habían ejecutado a Yukawa.

Según la cadena televisiva NHK, la legislación nipona permite a organismos de seguridad de este país asiático investigar sobre actos delictivos cometidos contra sus ciudadanos en el extranjero, incluyendo delitos como el secuestro y asesinato.

Tras la ejecución de Goto por el EI, que conmovió a la opinión público nipona, el secretario jefe del Gabinete, Yoshihide Suda, alertó a los japoneses que se encuentran en el exterior sobre el riesgo de seguridad que los amenaza.

Ratificó también que Japón luchará junto a la comunidad internacional contra el terrorismo.