Recorrer las réplicas de la vieja Managua en el Paseo Xolotlán, comer rico y variado en el Puerto Salvador Allende, además, de admirar la belleza del paisaje junto a la diversidad de juegos infantiles del Parque Luis Alfonso Velázquez Flores, es parte de la gran variedad de entretenimientos que ofrece la hermosa Avenida de Bolívar a Chávez, que cada fin de semana se llena de centenares de familias, amigos y parejas que llegan a pasar un día relajado.

Turistas nacionales y extranjeros se asombran al ver la belleza del imponente Lago y el crecimiento turístico de la zona.

Ángel Méndez afirmó que “Es una buena manera de disfrutar con la familia, es muy bonito, los chavalos divirtiéndose, es una manera sana de salir de la rutina”.

Sobre la seguridad del Puerto, señaló que es uno de los lugares más seguros de la capital.

“Considero que es uno de los lugares más seguros de Managua, eso lo he compartido con muchos amigos que nos visitan de afuera incluso, porque uno camina aquí como caminar en su casa”.

Enrique Alfaro, turista costarricense, dijo que su visita a Nicaragua, en particular al puerto Salvador Allende es “un área social importante, me gusta porque hay un ambiente familiar, considero que es de las mejores inversiones que puede hacer un país”.

“Estos espacios los están logrando muy bien, primero porque tienen un costo bajo, es accesible a todos, y por otra parte, tiene todos los servicios, lo cual en nuestra época, con tanto estrés, es un espacio fantástico”.

Estos espacios de recreación y unidad familiar, incluyen la Plaza de la Revolución y Paseo Xolotlán, que además de tener un valor histórico y patriótico, es un lugar de atracción para las familias que llegan a tomarse fotos y a disfrutar del ambiente agradable que ofrece el lugar.

“Es la primera vez que vengo a hacer un recorrido por aquí y me parece fabuloso. Algo que ha hecho el gobierno y que es muy bueno porque es para recordar la vieja Managua”.

Contó que estaba muy pequeño cuando ocurrió el devastador terremoto, en 1972.

“Recuerdo que estaba chiquito cuando el terremoto destruyó la vieja Managua, por eso esto es un lugar muy bueno para venir en familia, disfrutarlo y darle a conocer a nuestros hijos la importancia de este valor histórico”.

Quien llega al Parque Luis Alfonso Velázquez puede ver la emoción y alegría en los rostros de los niños y niñas que pasan horas jugando en las áreas de juego, patinando, corriendo y saltando.

“Es un lugar sensacional, me parece que es una buena forma para que los niños disfruten por lo menos una vez a la semana”.

“El parque tiene para todo tiempo de niños, tanto bebecitos como niños grandes y eso es lo mejor”, resaltó Miurel Gámez.