El partido español Podemos se presentó hoy en una multitudinaria manifestación como alternativa al bipartidismo predominante los últimos decenios en el país y factor del cambio europeo tras el triunfo de la izquierda en Grecia.

En una tribuna con el lema El momento es ahora, ante decenas de miles de personas concentradas luego de la denominada Marcha del Cambio, el líder de la organización, Pablo Iglesias, aseguró que la fecha marca el inicio del fin del gobierno de Partido Popular (PP).

En la madrileña Puerta del Sol, en un discurso interrumpido en varias ocasiones por gritos de Sí se puede, Iglesias aseguró a sus seguidores que 2015 es el año en que el viento que comenzó a soplar en Grecia llegará a España.

Tras señalar que las primeras medidas adoptadas por el gobierno griego del primer ministro Alexis Tsipras muestran como un gobierno puede cambiar cosas, descalificó a quienes quieren vincular a Podemos con el destino de ese país.

En seis días con un gobierno serio y responsable se hizo más en Grecia que durante años. Apoyamos a nuestros hermanos pero nadie hizo sus deberes por ellos y nadie los hará por los españoles, expresó el secretario general y aspirante presidencial de Podemos.

Iglesias precisó que la manifestación de hoy no tuvo como objetivo protestar ni reclamar, sino iniciar el camino hacia un país sin sueldos de miseria, con viviendas, vacunado contra la exclusión y la pobreza, con pensiones garantizadas y soberanía alimentaria y energética.

El líder de Podemos prometió poner fin al fraude fiscal y establecer una economía que potencie las pequeñas y medianas empresas, una industria innovadora, economía verde y un modelo energético sin desplifarro.

Necesitamos un rescate ciudadano, recursos para los vulnerables y la reestructuración de la deuda. Está en juego la democracia frente al totalitarismo financiero, apuntó Iglesias quien abogó por una Europa de los ciudadanos y no de mercaderes ni bancos.

Podemos salió a la política española el pasado mayo durante las elecciones al Parlamento Europeo, cuando obtuvo 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados, entre ellos Iglesias, un profesor universitario habitual en los debates televisivos.

Autodefinido de izquierda, Iglesias, sin embargo prefiere mostrarse en un contexto, que -afirma- es dominado por la contradicción entre los de arriba y los de abajo más que la izquierda y derecha tradicional.

Este año España realizará elecciones municipales, regionales y generales, en un panorama sombrío, según las encuestas, para los partidos PP y Socialista Obrero Español (PSOE), que han gobernado durante las últimas décadas.

El ascenso de Podemos, según sondeos ubicado en primero o segundo lugar por intención de voto, forma parte del resquebrajamiento del llamado bipartidismo español, coincidentemente con el auge de movimientos de protesta contra la política de recortes sociales.