El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó hoy a Estados Unidos de estar detrás de una campaña de "guerra psicológica mundial" contra el país para justificar un "golpe de Estado cruento".

"Ha arrancado una campaña de guerra psicológica mundial para justificar un golpe de Estado cruento en Venezuela apoyado por factores del poder imperial de los EEUU, así lo denuncio", aseguró Maduro en un acto de Gobierno desde el palacio presidencial.

"Presidente (Barack) Obama, su Gobierno en pleno está conspirando en pleno para derrocar al Gobierno legítimo de Venezuela, ¿usted lo sabe?", se dirigió a su homólogo estadounidense.

Maduro afirmó que "todas las agencias de Gobierno" de los Estados Unidos, entre las que citó, entre otras, al FBI, la CIA y la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés) "están metidas" en este supuesto plan para acabar violentamente con el Gobierno que él preside.

Indicó que durante la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada esta semana en Costa Rica varios presidentes le conminaron a cuidarse y le dieron todo su respaldo.

"Me dijeron: Maduro cuídate porque el plan viene de los EEUU, cuídate, y el plan es acabar contigo y con la revolución bolivariana. Ellos creen que pueden derrocarte", reveló sobre estas conversaciones.

Mensajes arremetedores

El presidente venezolano recordó el breve encuentro que sostuvo en Brasilia a principios de año con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, durante el acto de toma de posesión de la presidente brasileña Dilma Rousseff y afirmó que, desde entonces, "hemos recibido mensajes del Gobierno del presidente Obama".

"Pero son mensajes cruzados, una cosa es lo que dice el mensaje oficial y otra lo que hacen todos los días", añadió poco antes de asegurar que las acciones de la Embajada de EE.UU. en Caracas "están llegando más allá del límite".

"Lo que hacen sus funcionarios de buscar militares para que traicionen, de buscar cuadros políticos, de buscar líderes de opinión pública (...) todo lo que están haciendo es contrario al mensaje que usted envía y al mensaje que yo le respondo de querer tener buenas relaciones", sostuvo.

"Llegará un momento en que será imposible tener relaciones diplomáticas con su Gobierno", añadió.