La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un nuevo dispositivo electrónico que sirve para controlar las sensaciones de hambre y bajar de peso.

Es la primera vez que la agencia sanitaria estadounidense aprueba un dispositivo de este tipo.

El dispositivo llamado "Sistema Recargable Maestro" se instala quirúrgicamente en el abdomen y posee electrodos que estimulan el nervio vago, el cual le informa al cerebro si el estómago está lleno o vacío.

El implante envía señales eléctricas a los nervios que rodean al estómago, encargados de ayudar a controlar la digestión. Esas señales bloquean los nervios, reduciendo las punzadas de hambre y provoica que la persona se sienta llena.

El primer dispositivo eléctrico contra la obesidad

Controles externos le permiten al paciente cargar el dispositivo, y a los profesionales de la salud ajustar su configuración para proporcionar una terapia óptima, con un mínimo de efectos secundarios.

Este nuevo sistema puede ser utilizado en mayores de 18 años con obesidad severa o muy severa, que han fracasado en otros programas de manejo del peso por espacio de cinco años y que tienen otro desorden asociado, como diabetes, hipertensión o apnea del sueño.

La FDA valoró que el implante ofrece más ventajas que desventajas.

En la prueba piloto, después de 1 año, el 52,2% de los pacientes a los que se implantó el dispositivo perdió por lo menos 20% de su exceso de peso, y 38,3 % perdió por lo menos 25%.

Se espera que este artefacto logre reducir los altos índices de obesidad en EE.UU., que actualmente alcanzan a más de una tercera parte de los adultos estadounidenses.