El presidente Evo Morales instó el miércoles por la noche a la unidad de los pueblos para contrarrestar la agresión económica y política contra los gobiernos izquierdistas, entre ellos, Venezuela y Argentina.

"Todavía hay intereses internos y externos que provocan permanentemente para acabar con nuestros procesos de cambio (...) Estamos viendo una permanente agresión política a los países de orientación antiimperialista como Venezuela", afirmó en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericano y del Caribe (CELAC), que se realiza en Costa Rica.

En ese marco, el Presidente indígena expresó la solidaridad del gobierno y del pueblo boliviano a Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, que fue afectada por la baja del precio internacional del petróleo.

Según Morales, la baja del crudo es una estrategia del Gobierno de Estados Unidos, una "agresión económica", tras el fracaso de su embestida política.

"Igualmente en Argentina hemos visto, empezaron con una agresión económica, fracasaron y ahora pasan a una agresión política con ciertas emboscadas a la hermana Cristina (Fernández): Toda nuestra solidaridad", complementó.

A su juicio, es importante la unidad de los presidentes y gobiernos para defender a los pueblos frente a esa clase de agresiones del "imperio" estadounidense.

El Presidente boliviano dijo que los movimientos sociales de América Latina y del Caribe tienen mucha esperanza en la integración y en una liberación definitiva de los pueblos.

"Esta integración de América Latina y el Caribe nos da mucha esperanza a los pueblos y a las fuerzas sociales de nuestro continente", remarcó al recordar que esa integración se da después de casi 250 años de fundación de las repúblicas.