En el marco de Plan de Seguridad Escolar 2015, la Policía Nacional inició este martes la inspección de expendios de bebidas alcohólicas ubicados en las cercanías de centros educativos.

Los oficiales de seguridad pública de cada uno de los distritos capitalinos procedieron a hacer la inspección de rutina en bares, billares y sitios con máquinas tragamonedas, con el fin de verificar el cumplimiento de las normas establecidas en lo que se refiere a su funcionamiento y prohibiciones.

El Comisionado Justo Zamora Montenegro, jefe de seguridad pública del Distrito VI, aseguró que está inspección se realiza aplicando la disposición 013-2012 de la Jefatura Nacional, de cara a establecer y explicarle a los dueños de los diferentes establecimientos cuáles son los procedimientos para la renovación de sus permisos vencidos, y de inmediato procedan a solicitar la renovación de los mismos.

“Hemos podido observar aquí donde estamos que se está aplicando por la cercanía (a centros educativos) el Decreto 163 en relación a los centros escolares, instituciones u otros tipos de oficinas que puedan salir perjudicada […] y con esto pretendemos asegurar el cumplimiento de lo establecido en la aplicación del Plan de Seguridad Escolar y el Control de los Expendios de Bebidas Alcohólicas”, declaró el Comisionado Zamora.

“De encontrarnos con el hecho de que algún estudiante ingrese y le vendan bebidas alcohólicas, (al establecimiento) se le aplica diferentes medidas administrativas, que van desde un llamado de atención, una amonestación, una multa pecuniaria, cierre temporal, y así sucesivamente, el propósito se basa en conocer con la ciudadana el comportamiento de los diferentes establecimientos, pero también realizando reuniones con los dueños para verificar que cumplan con las normas”, comentó Zamora.

Zamora detalló que el Gobierno ha otorgado una prórroga de 90 días para que los dueños de dichos establecimientos realicen la renovación de sus permisos y de esa manera cumplir con lo establecido en el decreto y de no cumplir con las normas les es denegado el permiso para vender bebidas alcohólicas.

“De no cumplir con lo establecido, se aplica la denegación del permiso del establecimiento y solamente la institución lo que aplica, a través de la especialidad de seguridad pública, es la suspensión del servicio de expendio de bebidas alcohólicas”.

Dueños de establecimientos valoran positivamente inspección

Los dueños de estos establecimientos expendedores de bebidas alcohólicas valoraron positivamente el trabajo policial de cara a asegurar el cumplimiento de las normas, así como brindar la seguridad requerida a sus clientes.

“Me parece excelente que vengan a verificar que el bar funciona con normalidad, que nos den un seguimiento de que nosotros sí cumplimos con el reglamento”, dijo Bryan López, propietario de Aka Bar, en las cercanías de la UNAN-Managua, al asegurar que siempre cumplen con las normas establecidas por la institución de orden público, al no permitir el ingreso y consumo de alcohol de personas menores de edad y mucho menos los que llegan en estado ebriedad, para evitar que se den altercados dentro del establecimiento.

“No les vendemos nosotros (a menores), les pedimos las cédulas, menos que le vendamos a muchachos con uniformes escolares. Siempre estamos cumpliendo con la ley, no le vendemos ni a los vagos de la colonia”, expresó Mirtha Sánchez, propietaria de un bar de la Colonia Miguel Gutiérrez.

Gretchen Miranda Bermúdez, propietaria del Bar El Bambú, afirmó que durante los 25 años de tener el negocio de bebidas alcohólicas siempre ha cumplido con la ley y no les vende licor ni cigarrillos a menores de edad y que no les permite tampoco la entrada al establecimiento.

“Me encanta la inspección para que la población se dé cuenta que la Policía no dice cuentos ni mentiras, que está pendiente de la delincuencia, que está pendiente de lo que le pasa a la ciudadanía, estoy totalmente de acuerdo y que todo mundo tenga sus papeles en orden”, agregó Miranda.