Hasta hace un par de meses doña María Auxiliadora Rayo, era una mujer que dedicaba la mayor parte del tiempo a cuidar a sus dos pequeños [email protected], hacer labores en su vivienda y tenerle preparada la comida a su esposo que trabaja como conductor.

Desde hace quince días, el mundo de Doña Chilo tuvo cambios. Sigue haciendo las anteriores labores, pero con una gran diferencia: ahora es una persona con planes y metas, los que se originan a raíz que tiene electricidad en su comunidad.
Esta mujer dice que la electricidad le vino a cambiar por completo el sentido de su vida, de su hogar y la de toda su familia. Desde que tiene electricidad no para de soñar, de planear y proponerse grandes cosas.

Por el momento doña Chilo se ha propuesto tener un pequeño negocio y ya está vendiendo meneítos, pan, huevos, aceite y gracias al apoyo de su marido que le compró un pequeño refrigerador, ya está ofreciendo a su vecinos de la comunidad San Antonio del Bastón refrescos embotellados, hielo, helados y hasta pollo.

“Con Dios primero vamos a seguir adelante, antes no tenía nada, ahora con la energía eléctrica vamos a desarrollarnos, ahorita hago hielo, helados, vendo gaseosas. Gracias al gobierno del presidente Daniel logramos ver la luz en esta comunidad y teníamos 16 años de habitar aquí y hasta ahora conozco la energía eléctrica. Antes no tenía planes, pero ahora con la energía eléctrica tengo planes de tener mi negocio y seguir adelante”, confesó María Auxiliadora.

Y mientras le hacíamos la entrevista, niños y niñas de la comunidad llegaron a comprar a la pequeña venta que seguramente en un par de meses estará más surtida. Uno de estos niños es hijo de la señora Zeneyda Ulloa Villareal que la encontramos sentada muy contenta viendo televisión.

“Nos sentimos contentos de tener con la luz eléctrica después de tanto tiempo de vivir en lo oscuro, ahora contamos con ella y gracias a Dios y al presidente Daniel Ortega”, manifestó Zeneyda, quien agregó que por primera vez en este 2015 sus hijos asistirán a clases con su uniforme bien planchadito “y no arrugado como el año pasado”.

En esta comunidad alejada del casco urbano de San Juan del Sur, 16 familias se convirtieron en protagonistas de este programa que ya tiene mil 237 hogares en todo el departamento de Rivas, unos 7 mil 32 pobladores.

Desde el 2007 a la fecha 36 comunidades rurales en Rivas se han instalado unos 77.323 kilómetros de redes eléctricas con una inversión de 35 millones 694 mil 159 córdobas.

El ingeniero Mario Esquivel de ENATREL, indicó que gracias a Dios y la voluntad decidida del Gobierno Sandinista, las comunidades rurales del departamento de Rivas están sumándose al programa de electrificación, el cual garantiza desarrollo a las familias.

“El departamento de Rivas, y el municipio ha sido bendecido también y en este momento ya cuenta con un 91 por ciento de electrificación y esperamos que poco a poco seguir trabajando en pro del desarrollo”, señaló Esquivel.

Aún se trabaja en 14 comunidades rurales para llevar la electricidad a 341 viviendas en el que habitan 2 mil 62 personas. En estas comunidades se instalaran 38.4 kilómetros de redes. En el periodo 2015-2016 se tiene la meta de llevar energía a unas 193 mil viviendas en la que habitan un millón 200 mil personas.