El nordeste de Estados Unidos está bajo alerta. Cortes generalizados de energía e importantes interrupciones del tráfico aéreo son temidos en toda la región por la amenaza de una tormenta invernal que podría arrojar de 2 a 3 pies de nieve en las próximas horas. Ante esta situación, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo declaró estado de emergencia en la ciudad.

Nueva York y Boston hasta la frontera canadiense se encuentran bajo alerta y más de 3,100 vuelos programados para el lunes y el martes han sido cancelados.

Según la previsión para esta tarde, Cuomo puede ordenar el cierre de las principales carreteras a partir de las 11 de la noche.

"Hemos enfrentado más emergencias en cuatro años que cualquier otro gobernador en otros periodos", dijo Cuomo en conferencia de prensa.

Pidió a los neoyorquinos no enfrentar a estar tormenta sin las medidas necesarias: "Entre 4 y 6 de la tarde todo el mundo debe de estar en su casa".

En la misma línea habló Charlie Baker, gobernador de Massachusetts, quien advirtió a los residentes de su estado que debían prepararse porque las carreteras iban a estar "muy difícil, sino hasta imposible para navegar".

Además dijo que habría cortes de energía y posiblemente la falta de transporte público.

"Esta podría ser una de las mayores tormentas que jamás hayamos visto", aseguró antes el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

"No hay que subestimar esta tormenta. Preparémonos para lo peor". El alcalde recomendó a la gente no salir de sus hogares, salvo para una emergencia, y adelantó que probablemente el martes las escuelas estén cerradas.

De Blasio dijo que esta tormenta, podría ser la "más importante de la historia de esta ciudad", lo cual tiene sustento en las proyecciones del Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) que que espera hasta 20 pulgadas de nieve sobre Nueva York entre el lunes y el martes.

Partes de Nueva Inglaterra podrían esperar hasta 2 pies o más de nieve, mientras que los fuertes vientos pueden causar condiciones de desorientación, derribar líneas eléctricas y agravar los accidentes por el mal clima.

La página en internet del gobierno estadounidense alertó a los residentes de esas áreas de una "tormenta potencialmente histórica" que podría traer consigo hasta 24 pulgadas de nieve.

En Boston, mientras tanto, el alcalde Martin Walsh pidió a los ciudadanos acoger a sus vecinos más vulnerables durante la tormenta.

El Servicio Nacional del Clima (NWS) emitió advertencias de vendaval de nieve en áreas de Nueva Inglaterra, incluyendo las ciudades de Boston, Providence, Nueva York y el noreste de Nueva Jersey, así como para el área metropolitana de Filadelfia.

Los especialistas del Servicio Meteorológico Nacional dicen que la nueva tormenta en la región comenzará durante la noche del domingo antes de avanzar por la costa.

"Definitivamente estamos viendo una situación bastante grave", dijo Mitchell Gaines, meteorólogo del Servicio Nacional del Clima.

American Airlines ha cancelado algunos vuelos, incluyendo un vuelo el lunes desde el Aeropuerto Internacional de Nueva York, John F. Kennedy, al aeropuerto londinense de Heathrow y uno programado desde Heathrow a Nueva York, dijo el portavoz Matt Miller.

Southwest, Delta y otras aerolíneas no han cancelado vuelos aún pero estaban preparándose para el lunes.

"Esta tormenta podría producir una banda pesada de nieve posiblemente paralizante y con fuertes vientos, lo que llevaría a las condiciones de tormenta de nieve", dijo Wes. " Es demasiado pronto para decir exactamente dónde se reunirá la mayor cantidad de nieve ".

"Tendremos lluvia helada, aguanieve y nieve y las temperaturas rondarán el punto de congelación", dijo Adrienne Leptich, meteoróloga del NOAA.

El temporal recorrerá buena parte del noreste del país, con hasta siete pulgadas de nieve en Connecticut y Massachusetts, cuatro en Filadelfia y una en Washington.

Mientras, neoyorquinos como Wilson Iyokho, de Rockaways, ya han empezado a comprar comida y otros productos de primera necesidad, según afirmó al periódico local Daily News.

"No me va a afectar porque voy a hibernar en casa", dijo, por su parte, Myrna Mateo, de Queens, quien aseguró que ya tiene "vino suficiente y muchas películas de Netflix".