Pobladores de todos los municipios del departamento de Matagalpa, se dieron cita en Rancho Grande, para celebrar la Jornada Dariana que conmemora el 148 aniversario del natalicio del escritor y poeta Rubén Darío, así como el Centenario de su Tránsito a la Inmortalidad, de cara al próximo año.

Unas 4 mil personas protagonizaron un desfile con carrozas que recorrió las principales calles del pueblo y finalizó con un acto cultural presidido por las autoridades locales y departamentales. En el acto cultural, los jóvenes matagalpinos de diferentes municipios participaron con bailes, cantos, declamaciones y otras expresiones artísticas en honor a Darío.

“Darío le dio tanta gloria a Nicaragua que es nuestro deber celebrarlo a lo grande, por eso nosotros estamos aquí rindiendo este homenaje porque reconocemos en Darío al poeta revolucionario que visionó y soñó un país libre y soberano”, afirmó Sofía Duarte, procedente de Ciudad Darío.

“Nosotros como jóvenes nos sentimos representados por Darío en su poesía y en su obra, además como nicaragüense Darío es un ejemplo para la juventud, porque puso en alto el nombre de Nicaragua en el mundo”, explicó Roberto Sánchez, de El Tuma-La Dalia.

Otros jóvenes expresaron que Darío es ejemplo de un buen revolucionario, porque con su obra logró revolucionar el idioma español, inaugurando el modernismo y hablando en sus escritos sobre cuestiones fundamentales como la vida, el amor y la muerte.

El compañero Sadrach Zeledón, político departamental de Matagalpa, recordó que Darío es para los nicaragüenses un forjador de la identidad cultural.

“Estamos rindiendo homenaje merecido a este gran poeta que también se sentía campesino, conocía de nuestro pueblo sus aspiraciones y vivencias”, afirmó.

Zeledón aseguró que ahora se está cumpliendo las aspiraciones de Rubén Darío cuando proclamó que “si la Patria es pequeña, uno Grande la sueña”.

“Hoy el Frente Sandinista, el Comandante Daniel, Rosario y nuestro pueblo están construyendo esta Patria Grande como la visionó y soñó Darío”, valoró Zeledón.