La campaña anti epidemiológica desarrollada por el Gobierno Sandinista, a través del Ministerio de Salud (MINSA), continúa llevándose a cabo en los barrios de la capital, a través de la inspección y eliminación de criaderos de mosquitos, la aplicación de abate en los recipientes con agua y el mensaje de prevención que comparten los brigadistas de salud con los capitalinos.

“Con el objetivo de disminuir los casos positivos de personas afectadas por el Dengue y Chikungunya, estamos visitando las viviendas con la previa autorización de sus propietarios, para inspeccionar los barriles, pilas y que los patios no tengan objetos que almacenen agua, recordemos que el mosquito se reproduce en el agua limpia y basta una sola gota para que la larva sobreviva”, manifestó José Dávila, encargado de brigadas de abatizadores.

La población destaca la efectividad de las acciones que ha venido desarrollando el Minsa, las cuales han evitado la proliferación de las enfermedades, así mismo han logrado crear conciencia en los ciudadanos, quienes con mucha disposición permiten el ingreso de los brigadistas al interior de sus viviendas.

“Me parece bien que hagan este tipo de acciones, porque de esta manera evitamos que hayan zancudos en las casas, por nuestra parte barremos el patio constantemente, lavamos las pilas, evitamos las charcas y siempre estamos anuentes a la llegada de los brigadistas”, señaló María Esperanza Urbina.

“El Minsa está desarrollando un buen trabajo, con el que están salvando la vida de nosotros, considero que todos los vecinos están en el deber de permitir que los brigadistas entren en sus casas, porque de no hacerlo están poniendo en riesgo la vida de ellos y la de todos los que vivimos en el sector”, expresó Roger Rodríguez.

“Es momento de actuar y también aportar a las jornadas de abatización abriendo las puertas a los brigadistas, limpiando las casas y tirando todo lo que no utilizamos, recordemos que es una responsabilidad de todos y no solo del gobierno” afirmó Gabi Hernández.

De esta manera, nuestro país avanza en la prevención de las enfermedades, desarrollando el modelo de responsabilidad compartida, con el cual se garantiza la vida y la salud de las familias de los barrios, comarcas y caseríos.