Este lunes arrancaron los cursos de medicina natural ancestral y terapias complementarias, con los cuales el Gobierno Sandinista está avanzando más en fomentar el uso de la medicina alternativa entre las familias nicaragüenses.

Este primer curso se desarrolla en el Instituto de Medicina Natural y Terapias Complementarias de Managua, y cuenta con la participación de 60 médicos, enfermeros y psicólogos provenientes de los 18 Silais del país.

La directora del centro, doctora María José Mendoza, manifestó que para este primer curso se ha elaborado una serie de temáticas donde se aborda tanto el aspecto teórico como el práctico.

En este sentido, la doctora María Ingracia Medina, directora de docencia, explicó que hay cinco módulos de estudio, donde se abarca el marco jurídico y conceptual de la medicina natural, el sistema tradicional de salud, los modelos de salud de los pueblos originarios y su articulación dentro del sistema de salud familiar y comunitaria de Nicaragua.

Posteriormente a ello se abordará también el uso científico de plantas medicinales en afecciones comunes.

En cuanto a terapias complementarias, el curso estará centrado en digito-cultura, una técnica desarrollada para la atención de dolores de cabeza, nauseas, vómitos y sinusitis.

“Al finalizar el último día tenemos la parte práctica con la atención de pacientes”, destacó Medina.

Para los protagonistas de este primer curso, la medicina natural es un concepto en salud del cual hay mucho que aprender en beneficio de la población.

El enfermero Miguel Martínez trabaja en el componente de Salud Comunitaria del Silais-Chontales, y expresó que a partir de este curso se están dando los primeros pasos para llevar este servicio alternativo, tal como lo ha orientado la Compañera Rosario y el Comandante Daniel Ortega.

Martínez subrayó que generalmente ese Silais trabaja con parteras y brigadistas comunitarios,quienes históricamente han usado la medicina natural para aliviar diferentes dolencias, de allí la importancia de que ahora sea el Ministerio el que empiece a retomar estas enseñanzas ancestrales.

“Nuestros ancestros, nuestras abuelitas, nuestras mamás tenían esta costumbre de sanar a los niños de empecho y de otros problemas de salud”, recordó.

El Instituto de Medicina Natural y Terapias Complementarias está ubicado en el Silais-Managua, y es el primero de una seria de sedes que el Gobierno ha orientado construir para fomentar el uso de la medicina alternativa en Nicaragua.

Foto: archivo