La familia católica de Masaya concluyó este domingo con las celebraciones en honor a Jesús Sacramentado, al celebrar una solemne procesión de Cristo Rey, la que partió de la parroquia Santa María Magdalena en el barrio Indígena de Monimbó y finalizó en la iglesia Nuestra Señora de la Asunción.

“Hemos iniciado estas procesiones con Jesús Sacramentado el primero de enero en Managua, hace dos domingos en la zona pastoral de Carazo y hoy precisamente concluimos estas tres peregrinaciones eucarísticas celebrándola en la ciudad de Masaya. Hemos salido de la parroquia Santa María Magdalena en el barrio Monimbó, hemos recorrido las diversas calles de nuestra ciudad y estamos concluyendo en el Atrio de nuestra iglesia dedicada a nuestra madre, la Santísima Virgen de la Asunción y nos preparamos para celebrar la santa eucaristía con la cual concluimos esta peregrinación eucarística”, manifestó el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano.

El Vicario Foráneo de Masaya y párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Monseñor Bismarck Conde, afirmó que ésta procesión tiene una tradición de más de 50 años, dedicando el último domingo de cada mes para que todas las parroquias de la zona pastoral junto con los párrocos, los grupos, movimientos y junto a Jesús y el pastor de la iglesia Arquidiocesana se reúnen para alimentarse, nutrirse y comunicar la comunión de la iglesia.

“Decía San Cirilo que donde está el Obispo está Cristo, donde está Cristo está el Obispo y entorno al Señor está el Obispo, los sacerdotes y toda la feligresía y ahora hemos visto en este año 2015, dedicado a la vida consagrada, este fervor de todas las comunidades tanto urbanas como rurales de nuestra ciudad de Masaya”, expresó Monseñor Conde.

Freddy López declaró que para los fieles católicos, la procesión de Jesús Sacramentado es una oportunidad para que todos los nicaragüenses pidamos paz en el mundo, desarrollo, fraternidad entre los nicaragüenses y la unión de las familias, pero sobre todo mantengamos la fe en Cristo para que nos guie en nuestra vidas.

“Hoy estamos celebrando la gran procesión de Cristo Rey, el Dios que todo lo puede, el Dios que todo transforma al hombre, a la mujer y todo, con la voluntad de Dios buscamos el amparo de Jesucristo más que nunca en estos días”, comentó Silvio Acuña.

“Año con año participo porque tenemos fe en él, que es quien nos salva, nos da el pan de cada día y todo lo que le pedimos nos lo concede, es muy milagroso y con fe todo es posible porque no se mueven las hojas del campo si no es por la obra de Él”, señaló Ángela Rosales.

Una vez que recorrió las principales calles de la ciudad, la procesión llegó a las inmediaciones de la parroquia Nuestra Señora de La Asunción, donde minutos más tarde dio inicio la solemne eucaristía, una Misa Campal presidida por el Arzobispo de Managua Cardenal Leopoldo Brenes Solórzano, actividad que contó con amplia participación de los fieles que, bajo el inclemente sol y una ligera brisa, acudieron a escuchar las Buenas Nuevas.